La agencia de publicidad con base en Bélgica Duval-Guillaume diseñó una atrevida campaña donde utiliza el riesgo que toman algunas personas irresponsables.

El objetivo es concientizar a la gente para que done órganos para la asociación ’Reborn to be alive’.

“Ocho de sus órganos pueden ser donados. Afortunadamente el cerebro no es uno de ellos”, es la frase que utilizan en su campaña.