'Primero, hay que relajarla, dejar que todos los pensamientos del día se vayan'. (Foto: Shutterstock)
'Primero, hay que relajarla, dejar que todos los pensamientos del día se vayan'. (Foto: Shutterstock)

Por Pamela Castañeda
Coach sexual
Instagram: @latigre_latigre: www.latigretalkaboutsex.com


La sexualidad es mente, cuerpo y emociones. Tiene que haber una conexión entre los tres para lograr un encuentro exitoso. Si tu mente está en otra parte, es muy probable que no logres esa conexión con tu cuerpo. Por más que haya una estimulación física, no obtendrás una respuesta positiva. Hoy es muy fácil estar desconectados por la carga de estrés que llevamos del día a día, pendientes del trabajo, los hijos, la casa, los estudios, etc.

Hay un factor mental que es muy fuerte y es la influencia sociocultural. Son todas esas creencias sociales negativas hacia la sexualidad que aparecen como sombras de culpabilidad o vergüenza. Es importante comenzar a derrumbar esos tabúes y poder llevar una sexualidad sin bloqueos, más abierta, pero siempre basada en el respeto y el consenso.

Aprender a callar la mente para disfrutar plenamente es un trabajo que se tiene que hacer constantemente. Es como practicar meditación. Si logras manejarla, vas a poder desarrollar toda esa capacidad que tiene para lograr las cosas que quieres.

La mente es una zona erógena por excelencia; la más potente de todo el cuerpo. ¡Solo hay que estimularla como si fuera un órgano sexual! Primero, hay que relajarla, dejar que todos los pensamientos del día se vayan, se queden en el trabajo, en tu lista de pendientes o donde tengan que estar. Aprender a silenciarla es maravilloso y saludable, no solo para disfrutar de tu sexualidad, sino para tu vida, para poder dormir, descansar y escucharte.

Para potenciar tu sexualidad, es importante que nutras tu imaginación, hay que ejercitarla. Felizmente, hay muchas maneras de hacerlo. Leer es una fuente muy rica porque estás en un trabajo constante de crear, imaginar. Para enriquecer tu erotismo es bueno leer novelas eróticas, libros de educación sexual (esto te va a permitir un mayor conocimiento corporal, la función de tus genitales y los del sexo opuesto, te va a abrir un mundo de conocimientos que te permitirá un mejor desarrollo sexual). Hablar de sexualidad con tu pareja, de sus fantasías, de lo que les gusta, enriquece mucho la relación, permite conocerse y poder satisfacer sus necesidades.
Piropea a tu pareja. Haz que se sienta súper atractiva o atractivo. Las palabras tiene efectos muy efectivos en los pensamientos de las personas y, si son agradables, esto genera una respuesta muy positiva y tendrá una reacción de vuelta que seguro te va a gustar.
¡A seducir las mentes!

Si tienes alguna consulta o quieres que en este espacio semanal se trate algún tema específico sobre sexo, puedes comunicarte con Pamela Castañeda a través de su cuenta de Instagram @latigre_latigre.


NOTAS RELACIONADAS

‘A vencer la rutina’, por Pamela Castañeda

‘¿ITS?’, por Pamela Castañeda

‘¡A fortalecer el suelo pélvico!’, por Pamela Castañeda

‘¿Cuánto sexo deberías tener con tu pareja?’, por Pamela Castañeda