Rose Geil es oriunda de Oregon, Estados Unidos y toda su vida sufrió un grave problema: le crece vello en cualquier parte del cuerpo. Siempre decidió afeitarse, hasta que se cansó y prefirió vivir libremente.

La mujer de 39 años le dijo a The Sun que nunca se sintió tan sexy como ahora. Y relató que desde los 13 años tenía que afeitarse a diario lo que la hacía sentir incómoda, diferente y afectaba sus relaciones personales. Pero el día que decidió desistir de esa lucha contra la naturaleza comenzó a ser feliz.

“Dejar crecer mi barba me dio mas confianza. Me siento bonita, como nunca me había sentido antes. Es maravilloso ser una misma” aseguró Rose, quien hoy en día vive feliz en Estados Unidos.

-.

¡A la cañita dile no!

[pub][ooyala.VieHkzMzE6eiwgnWp049PsjcqRw__h4m]