24 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

La violencia se hace viral: nuevos estudios aseguran que el crimen se esparce como una enfermedad

Una nueva investigación de la Universidad de Yale sugiere que las probabilidades de recibir un disparo de arma aumenta en un 900 por ciento con solo estar conectado en la red con una víctima de homicidio.

La violencia se hace viral: nuevos estudios aseguran que el crimen se esparce como una enfermedad (Foto: Shutterstock)

Cuando la violencia llega a las noticias, se podría describir como si fuese una epidemia, lo que implica que la violencia se encuentra fuera de control a un escala masiva. El término se utiliza en gran medida como una palabra de moda, pero una nueva investigación de la Universidad de Yale, Estados Unidos, sugiere que hay algo más que una relación semántica entre la violencia armada y el comportamiento de las enfermedades.

El director del estudio, Andrew Papachristos, profesor asociado de sociología en la Universidad de Yale resalta que uno no puede simplemente “atrapar una bala” del modo que una enefermedad. “La mayoría de violencia con armas que vemos en las calles es en realidad pasada de persona a persona, mucho más parecido a un patógeno de transmisión sanguínea “.

La idea esencial detrás del estudio de Papachristos es que si tú pasas tiempo con gente que carga un arma, realiza conductas de riesgo, aumenta la posibilidad de recibir un disparo.

El estudio, publicado esta semana en la revista American Journal of Public Health, mostró que el entorno de las personas que han sido arrestadas o cometido homicidios son más propensos a estar vinculadas a este tipo de actividades de riesgo, y la cuota de conexiones sociales con otros que hacen lo mismo (que es más probable que robar un banco con alguien que usted conoce bien, por ejemplo, que un completo desconocido). Los datos se obtuvieron a partir de un área de seis kilómetros cuadrados de alta criminalidad en Chicago.

Si bien puede parecer que la violencia armada y sus víctimas se eligen al azar, el análisis de redes de Papachristos muestra que gran parte de la violencia está muy concentrada.

En Chicago, la tasa de homicidios es de alrededor de 14,7 muertes por cada 100 000 personas , y el barrio del estudio tiene una tasa de 55,2 .

Sólo ser arrestado aumenta la velocidad de ser asesinado por un arma de fuego en casi un 50 por ciento. Si bien estas cifras son altas, la geografía y arrestados no cuentan toda la historia acerca de su riesgo de recibir un disparo.

Con sólo estar conectado a una víctima de homicidio a través de esta red , el riesgo de morir a manos de un arma de fuego aumenta hasta en un 900 por ciento por persona.

Visto de otro modo, el mayor grupo de personas que se conectan entre sí a través de esta red de arresto contiene sólo el 4 por ciento de las personas en el barrio – y sin embargo, representa el 41 por ciento de las víctimas de homicidio en la zona.

Además , hay muchos grupos más pequeños en la red de detención que también contienen las víctimas de homicidio . La violencia en este barrio se concentra a una pequeña fracción de las personas que comparten estas conexiones sociales particulares y conductas de riesgo.

Sin embargo , el riesgo de ser víctima de esta red no es uniforme. A medida que los grados de separación entre un individuo y una víctima de homicidio aumentan, el riesgo de convertirse en víctima disminuye: cada conexión adicional que separa los dos individuos disminuye el riesgo de uno en un 57 por ciento.*

Parece sencillo en retrospectiva : el riesgo de recibir un disparo aumenta si usted sabe alguien ha recibido uno. Pero de acuerdo con John Hollywood , investigador del crimen de RAND Corporation, la investigación “podría ser una contribución muy útil “ para prevenir la violencia relacionada con las armas .

“Fue bueno ver que algunas personas tienen una idea y se van fuera de la caja “, dijo Hollywood. “ Y en este caso , ir fuera de la caja realmente valió la pena . “

De hecho , los resultados ya están siendo utilizados por la policía de Chicago para rastrear las redes de personas en riesgo y ofrecer intervenciones educativas . “ La reacción típica es que están clavados “, dijo Papachristos de los alertado por el Departamento de Policía de Chicago. “ Lo que se hace es advertir, decirles que debe tener cuidado. Que alrededor de ellos están disparándose y que debe tener más cuidado”.

Para Papachristos , datos como estos ofrecen la oportunidad para que las intervenciones preventivas – de la misma manera que los expertos en salud pública pueden intervenir para mitigar la propagación de la enfermedad.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada