16 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

'Una verdadera autoridad del transporte', por Jorge Sánchez Herrera

“Es probable que, en una ciudad con un gobierno institucional y centralizado, presidido por un alcalde capaz y con visión, el transporte deba recaer sobre la municipalidad metropolitana”.

'Una verdadera autoridad del transporte', por Jorge Sánchez Herrera Foto: USI

Jorge Sánchez Herrera – Nómena Arquitectura
Arquitecto/Urbanista
jorge@nomena-arquitectos.com

Nada es más representativo de Londres que su transporte público. A pesar de sus millones de usuarios, el Metro de Londres siempre ve cómo arrancarte una sonrisa. En algunas estaciones puedes encontrar una pizarra con un poema diferente cada día. También podrías toparte con un músico que parezca profesional, y es que probablemente lo sea.

El TFL realiza audiciones para otorgar licencias a los músicos que aspiran a tocar en las estaciones del Metro. Conseguirlas es muy difícil. Los poemas son parte de su programa para llevar la poesía a todos. TFL son las siglas de Transport for London, la autoridad del gobierno local responsable del transporte. Tiene un directorio presidido por el alcalde y su lema es: “El TFL mantiene a Londres moviéndose”.

El TFL también es responsable de los trenes urbanos y tranvías, y de los clásicos buses rojos y taxis negros. Además, controla el sistema público de alquiler de bicicletas. Es responsable de administrar las principales calles y avenidas de la ciudad, y de promover mejoras en sus accesos peatonales.

El TFL administra el peaje urbano (tarifa por congestión) que pagan quienes ingresan al centro de Londres en auto, con el objetivo de desincentivar su uso. También combate la evasión tarifaria con fiscalizadores que, aleatoriamente, suben a los vagones y buses. Incluso coordina con la policía la seguridad en los sistemas de transporte. De más está decir que con una sola tarjeta se accede a todos los sistemas de transporte del TFL.

Como el transporte va de la mano con el crecimiento de la ciudad, el TFL es consultado antes de evaluar la construcción de un edificio o infraestructura que afecte el transporte metropolitano, desde el ferroviario hasta el peatonal. El TFL se financia principalmente a través de los pasajes, pero también recibe financiamiento del gobierno y de desarrolladores inmobiliarios beneficiados por la expansión de redes de transporte.

Hace unos días, el Congreso aprobó la creación de la Autoridad del Transporte Urbano (ATU). Así se le devolverá al servicio de pasajeros urbanos su condición de servicio público, permitiendo que pueda ser subsidiado, como en otras ciudades. La ATU será presidida por ocho directores, tres de municipios de Lima y uno del Callao. Debido a la relación entre transporte, planificación y vivienda, los otros directores serán nombrados por los ministerios de Vivienda, Transporte y Economía.

La ATU nace para integrar a las instituciones que tienen competencia sobre el transporte de Lima y Callao: las distintas Gerencias de Transporte Urbano y a aquellas encargadas de los dos principales sistemas de transporte público: Protransporte (Metropolitano y Corredores Complementarios) y la Autoridad Autónoma del Tren Eléctrico. Ya podemos aspirar a un sistema de cobro integrado y evitar la superposición de líneas entre ambos.

Es probable que, en una ciudad con un gobierno institucional y centralizado, presidido por un alcalde capaz y con visión, el transporte deba recaer sobre la municipalidad metropolitana. Pero mostradas las cartas, la ATU es una buena noticia. Ojalá pueda convertirse en un organismo que vea su rol más allá de lo técnico. Que sea capaz de implementar una línea de Metropolitano, pero también de entender que a cualquiera le vendría bien leer un poema o escuchar música en vivo en algún momento del día.

“NOTAS RELACIONADAS”

‘¿Quieres vivir en Limaflores?’, por Jorge Sánchez Herrera

‘Bienvenidos a la jungla’, por Jorge Sánchez Herrera

‘Una de cal y otra de arena’, por Jorge Sánchez Herrera

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada