12 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

Simone Biles: "No me avergüenzo de tener TDAH"

Alrededor de 6.4 millones de niños han recibido el diagnóstico de TDAH en algún momento, según cifras del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Simone Biles: "No me avergüenzo de tener TDAH" Simon Biles brilló en los recientes Juegos Olímpicos de Río 2016. (AFP)

Maria de los Angeles Del Castillo
Psicóloga, Especialista en TDAH
Colegio AntaresCPAL

Hace unas horas, se dio a conocer que la reconocida deportista Simone Biles, gimnasta ganadora de 4 medallas de oro y 1 de bronce en los Juegos Olímpicos Río 2016, habría dado positivo a pruebas antidoping. La deportista estadounidense contó toda su verdad para poner fin a los rumores: “Tengo TDAH y medicarme para ello no es algo para estar avergonzada o para temer que la gente lo sepa”, escribió Simone Biles en su cuenta de Twitter.

El TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad es una alteración de origen neurobiológico, caracterizado por la dificultad en prestar atención y concentrarse, exhibir un nivel superior de actividad y dificultad para controlar sus conductas, emociones y pensamientos (impulsividad). El TDAH acompaña toda la vida a la persona, comenzado a revelarse antes de los 7 años. Según los últimos datos del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) cerca un 6.4 millones de niños han recibido el diagnóstico de TDAH en algún momento, habiéndose incrementado en 16% desde el 2007 y 53% en la década pasada. Se halla una prevalencia de 3 a 6% en niños en edad escolar.

El diagnóstico de TDAH debe realizarse bajo un enfoque interdisciplinario, neurólogos, psicólogos y especialistas de lenguaje y aprendizaje, con el fin de obtener un perfil de fortalezas y áreas a desarrollar, así como establecer el tratamiento, el cual depende según cada caso. Éste puede incluir un tratamiento medicamentoso el cual se determina según prescripción de un médico neurólogo y el consentimiento informado de los padres, siendo usualmente sugerido cuando las dificultades atencionales y de impulsividad impactan de forma significativa en el desenvolvimiento escolar, social y familiar. De otro lado, se debe considerar una intervención psicoeducativa, lo cual incluye terapias de aprendizaje y psicológicas, con el fin de trabajar las áreas bajas, adquiriendo competencias y estrategias básicas, así como desarrollar la autorregulación, teniendo un impacto positivo en los diferentes ambientes en los cuales se desenvuelve.

Tener TDAH no implica una receta para el fracaso. Con un diagnóstico e intervención oportuna, sumado al trabajo en conjunto con el colegio y orientaciones a la familia, se pueden optimizar los recursos de los estudiantes, procurando su adaptación al medio escolar y socioemocional.

El deporte contribuye con el TDAH, una práctica que favorece el desarrollo de habilidades cognitivas, emocionales y motrices, además de un estilo de vida saludable. El deporte les permite canalizar sus energías y emociones, ganar confianza en sí mismo, regular su comportamiento, seguir instrucciones, reglas de juego, anticipar acciones y planear estrategias de juego. Del mismo modo, mejorar sus relaciones sociales, sobre todo cuando se tratan de aquellos que requieren de trabajo en equipo, compartiendo espacios con niños de su misma edad en donde aprenden a perder, ganar, esperar y compartir. Otro beneficio es el desarrollar destrezas motrices gruesas y finas, equilibrio y tonicidad, teniendo en cuenta que los niños con TDAH tienen menos habilidades motoras si los comparamos con el resto de niños de igual nivel de desarrollo.

Un punto importante del deporte en niños y adolescentes con TDAH es permitirles fijarse metas a corto y largo plazo, pues con disciplina, orden y rutinas, logran marcarse objetivos y conseguir éxitos, siendo favorecedor para su autoestima y desarrollo personal.

-.

Gracias a todos los que colaboraron con la Reciclatón.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada