17 de diciembre de 2018
Redacción Publimetro |

Secretos para perder grasa abdominal

La reconocida entrenadora física Vanna Pedraglio nos da consejos infalibles para alcanzar este objetivo y además nos enseña una rutina de ejercicios para conseguirlo

(Video: Vanna Pedraglio/ Foto: Publimetro)

VANNA PEDRAGLIO

La grasa abdominal no solo es una cuestión de estética, también tiene mucho que ver con problemas de salud como la predisposición a enfermedades metabólicas crónicas, males cardiovasculares y hasta una tendencia a sufrir asma.

La grasa corporal tiene un rol fundamental en la supervivencia de nuestro organismo, cumple la función de aislante térmico y es nuestra principal reserva de energía. Los problemas surgen cuando se acumula en cantidades excesivas y por el lugar donde se almacena, lo que determina factores de riesgo para nuestra salud. Los rollitos localizados en la zona abdominal son los que se consideran metabólicamente más peligrosos, a diferencia de aquella grasa corporal que se acumula en las caderas, como sucede en la mayoría de las mujeres.

Sabiendo esto, para revertir esa molesta barriguita y cuidar nuestra salud, primero les explicaré cuáles son los motivos principales que nos llevan a acumular grasa. Luego les daré algunos secretitos para mantener esa molesta grasita bajo control.

Hay muchos factores que explican la acumulación excesiva de grasa corporal. Entre ellos se encuentran principalmente la mala alimentación, el sedentarismo, el estrés, el sistema endocrino o las hormonas, los genes o alguna afección en particular, como el hipotiroidismo. Como podrán ver, no podemos controlar todos esos factores, pero nos concentraremos en aquellos que sí podemos manejar con algunos cambios de hábitos.

El primero factor, al que no todos le prestamos la atención necesaria, es la hidratación. El cuerpo puede confundir la falta de agua como hambre. El agua suprime el apetito y ayuda a metabolizar la grasa almacenada. A veces es difícil diferenciar los estímulos enviados por el cerebro entre sed y hambre. Por ello, para evitar comer de más, no solo les recomiendo tomar de 2 a 3 litros diarios de líquidos, sino beber 2 vasos de agua antes de las comidas principales para aumentar la sensación de saciedad. Además, debemos comer con más calma y tener conciencia de qué es lo que nuestro organismo realmente necesita.

El segundo consejo es llevar una dieta libre de grasas saturadas. Ojo, no he dicho libre de grasas totales. Las grasas esenciales como el omega 3 –presente en alimentos como los frutos secos, pescados como el salmón o el atún, aceites saludables como el de oliva o ajonjolí, frutas y vegetales como el coco o la palta–, al contrario de lo que la mayoría piensa, son fundamentales para perder grasa, desinflamar y disminuir la cantidad de colesterol malo (LDL).

Varios estudios han encontrado que los individuos que consumen más grasas saludables tienen un menor índice corporal y pierden grasa abdominal con mayor facilidad. Además, este tipo de ácidos grasos esenciales hace que nos sintamos saciados por más tiempo. Debemos reducir (o evitar) los azúcares simples y las calorías excesivas, alejándonos de las comidas abundantes. Les recomiendo empezar a tomar conciencia de la calidad de los alimentos que consumen. Se puede empezar reemplazando algunos ingredientes por otros mejores para luego preocuparnos por las cantidades. Hay que ir paso a paso.

En tercer lugar les recomiendo dormir profundamente la cantidad suficiente de horas. Está comprobado que a las personas que duermen menos de 6 horas les costará hasta un 35% más mantener un peso ideal en comparación con quienes duermen al menos 7 u 8 horas. El buen descanso nos permite eliminar el estrés, otro gran causante de la acumulación de grasa en la zona media del cuerpo. El descanso adecuado nos permite regular la producción de hormonas como el cortisol, favoreciendo que nuestro metabolismo se comporte de buena manera.
Por último, y no menos importante, debe considerarse la actividad física.

Realizar ejercicio de una manera adecuada es fundamental para quemar el exceso de grasa que llevamos. Para ello les recomiendo un tipo de entrenamiento interválico, como ya lo he explicado en artículos pasados. Empujar al cuerpo a un estado aeróbico máximo estimula el uso posterior de los depósitos de grasa. Por eso recomiendo dividir tu entrenamiento en pequeños periodos de ejercicio intenso con tiempos cortos de recuperación. Así nos libraremos de un exceso de peso con mayor facilidad.

Cuidar la salud debe ser nuestra motivación principal, la que nos impulse a llevar un estilo de vida más sano, más consciente y, sobre todo, más feliz.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada