20 de octubre de 2017

Temas del día

El rey del sexo oral: Cómo conseguir que él también te haga volar

La sex blogger Karen Uribarri no trae una columna para parejas que quieren salir de la rutina sexual, pero no saben cómo empezar

El rey del sexo oral: Cómo conseguir que él también te haga volar (Shutterstock)

Publimetro Chile. Unas 8 de cada 10 mujeres que conozco me ha dicho que sus parejas siempre le piden sexo oral y que pocas veces se lo entregan a ellas. Y que cuando ocurre, mueven la lengua por inercia, como dando palos de ciego sin saber realmente qué deben hacer allá abajo, además de sacar la lengua de la boca, por supuesto.

Pero la culpa no es sólo de ellos por no entender el mapa de nuestro cuerpo, sino también de nosotras por no transmitirles cómo y dónde nos gusta.

La zona vulvar y anal está inervada por muchas terminaciones nerviosas, por lo que es muy receptiva a los estímulos. “De hecho es en esta zona donde residen al menos dos de las zonas responsables de los orgasmos femeninos, el clítoris y el ano los que se ven muy facilitados por esta estimulación”, reafirma el Dr. Christian Thomas, Director General de Cesch.

Pero, ¿cómo debe hacerse una correcta y efectiva Cunnilingus? Thomas me ayuda entonces a recomendar ciertos tips para lograr sacar aplausos y convertirte en el Rey del Sexo Oral.

La estimulación debería ser lenta y comenzar con el lento descubrimiento de los genitales, cubiertos por un calzón sensual. Este descubrimiento paulatino permite la producción de fantasías en la pareja y los instantes necesarios para expresar verbalmente algunas palabras que realcen el momento.

- La presencia de vellos pubianos no debería ser impedimento para la realización de la estimulación, sino todo lo contrario, motivo de más estimulación. Creo que la costumbre actual de depilarse, copiada de las películas pornográficas, le quita ocultamiento y expone innecesariamente los genitales, empobreciéndolo, disminuyendo además el olor local que debería aumentar el erotismo.

-La estimulación debería comenzar con suaves besos recorriendo la zona para luego desde la periferia hacia el centro estimular preferentemente el clítoris con suaves movimientos de la lengua que producirán la erección de este órgano.

-Luego la estimulación puede continuar con los labios de la vulva y la entrada de la vagina con suaves movimientos que simulen la penetración. De hecho se simula un coito, pero en vez del pene se usa la lengua. Esto último *se puede acompañar o no del uso de uno o dos dedo*s que vayan lenta y gradualmente estimulando en círculos la entrada de la vagina, distendiéndola en los primeros dos o tres centímetros y luego se introduzcan más profundamente.

- La estimulación así va aumentando en intensidad hasta que la lubricación vaginal sea notoria, momento en el cual se puede pasar a la penetración coital propiamente tal o a estimular la zona anal, la que se hace suavemente, rozando la zona e incluso algunas parejas simulan la penetración con la lengua.

El sexo oral es un regalo y por lo mismo, implica derechos y deberes (como la higiene…) –entre comillas-, el cunnilingus también los tiene, pues muchas de las enfermedades de transmisión sexual que moran en la vagina pueden potencialmente transmitirse a la boca del hombre. Entre las más frecuentes están: Candidiasis (hongos); escherichia coli y coliformes fecalis (que suelen habitar en la zona anal); pseudomonas; condilomas; moluscus contagiosus; virus Hepatitis; Papiloma virus (algunas de las cepas de este virus son potencialmente cancerígenas de la zona cervical uterino y de la laringe). Este último virus ha causado cierta notoriedad pues se dice que un conocido actor mundial, Michael Douglas, habría desarrollado cáncer laríngeo al contaminarse con la práctica de este sexo oral.

Lo importante entonces es tomárselo con calma. Leer las reacciones de tu pareja. Hacerlo con cariño y dedicación. Evitar la brusquedad, a menos que ella te lo pida expresamente. Y siempre mantener el contacto visual… la mirada en ese momento es poderosísima. Después de ello, no necesitarás preguntarle si estuvo bien o mal… te habrás dado cuenta solo. Te lo aseguro. ¡Suerte!

Tags

Notas Relacionadas

EL DIARIO MÁS GRANDE DEL MUNDO