14 de agosto de 2018

Temas del día

Redacción Publimetro |

'Qué es ser un verdadero líder', por Vanna Pedraglio

“El liderazgo no se trata de un cargo de importancia, se trata de desempeño, sea cual sea tu función”.

'Qué es ser un verdadero líder', por Vanna Pedraglio Para convertirte en un líder debes haber pasado por un proceso de transformación real (Foto: Shutterstock)

Por: Vanna Pedraglio
Coach deportiva y nutricional

Para convertirte en un líder debes haber pasado por un proceso de transformación real. Haber cometido errores, haberte desviado del camino y no haber logrado con efectividad muchos objetivos cegado por el ego, el orgullo o la inseguridad. Todo eso no hace más que crear la conciencia necesaria que impacte de manera positiva en tus valores y habilidades, permitiéndote desarrollar un verdadero deseo de ayudar a otros.

Para alcanzar esa transformación, es necesario que interiorices varias duras verdades. La primera y la más importante es que tener una cierta posición no significa ser un líder. El liderazgo no se trata de un cargo de importancia, se trata de desempeño, sea cual sea tu función. No se trata de jerarquía, se trata de accionar. Esta distinción es fundamental para que logres cualquier cosa que decidas hacer en tu vida. En otras palabras, concéntrate en la actitud o cómo lograr buenos resultados.

Puedes tener subordinados, sí, pero no necesariamente seguidores. Tu comportamiento determinará que las personas bajo tu cargo puedan convertirse efectivamente en tus seguidores, por voluntad y no por imposición. Esta puede llegar a ser una verdad especialmente dura para muchos, pero a la vez sumamente importante de considerar para no confundir el verdadero significado de ser un líder. Dentro de este concepto, es importante que tomes como referencia elementos esenciales de interacción, como la confianza, la formación de talentos, el talante de tu carácter y el conocimiento que seas capaz de compartir. Solo así podrás hacer posible que otras personas se conviertan en seguidoras de tu visión como líder o mentor.

Tener autoridad no te convierte en líder. Este es un claro ejemplo de la realidad en nuestro país. Muchas posiciones implican cierto grado de autoridad, como pueden ser los de un policía, un juez, un profesor, un entrenador, un padre de familia, etc. Sin embargo, poseer esta jerarquía no significa que seas un líder. El desempeño, el comportamiento y la buena fe del crecimiento de tus semejantes con tus acciones son lo que te catalogarán como un líder en estas circunstancias y no el poder otorgado por tu posición.

En segundo lugar, el ser competitivo no necesariamente es suficiente para poder catalogarte como un líder. No es solo la competencia o la comparación de tus habilidades con las de los demás lo determinante para que puedas considerarte un líder. La competencia es un requisito, sí, pero es necesario también que domines otras cualidades, como la comunicación efectiva, la visión, el empoderamiento propio y, más importante, formar el empoderamiento de otros, para poder así convertirte en una persona que los demás respeten y admiren. Es por eso que, por lo general, un líder se forma buscando mejorar día a día, teniendo una motivación intrínseca que lo hace un inconformista para desarrollar nuevas y mejores habilidades para sí mismo y para ayudar a otros.

El ser un líder natural, como me gusta llamarlo, se cultiva a través del carácter, la competencia, la coherencia y la compasión, características que te permitirán ganar influencia. Y esta buena influencia en los demás es la base de un liderazgo exitoso.

NOTAS RELACIONADAS

‘Más energía con menos cafeína’, por Vanna Pedraglio

‘Buenos hábitos para sumar años a tu vida’, por Vanna Pedraglio

‘El ejercicio cambia tu vida’, por Vanna Pedraglio

‘La importancia de las emociones’, por Vanna Pedraglio

Tags

Notas Relacionadas

EL DIARIO MÁS GRANDE DEL MUNDO
Ir a portada