24 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

¿Por qué es importante el examen clínico de los senos?

Un chequeo anual preventivo es la clave de la detección temprana. A través de una exhaustiva revisión de las mamas, el ginecólogo puede detectar anomalías que podrían ser un signo de alarma. Todas las mujeres deben someterse a este examen a partir de los 40 años.

¿Por qué es importante el examen clínico de los senos? (Foto: Shutterstock)

La prevención del cáncer de mama empieza con un paso muy simple: decisión. Hoy la única forma de combatirlo es intervenir a tiempo y eso implica hacer prevención secundaria.

Lamentablemente, casi todas las mujeres que tienen cáncer de seno llegan al consultorio cuando encuentran una bolita o un bulto debajo de la axila, o una secreción extraña en el pezón. Eso, según Manuel Cornejo, oncólogo de Pacífico Seguros, indica que los cánceres no se están detectando a tiempo, sino en etapas muy avanzadas cuando es poco lo que se puede hacer.

¿Cómo limitar sus efectos entonces? Detectándolo lo antes posible, y una de las formas es hacerse un chequeo preventivo cada año con el ginecólogo. La práctica del llamado examen clínico permite detectar la posible presencia de bultos u otras alteraciones en las mamas, lo que podría ser un signo de alarma.

“Las mujeres mayores de 40 años deben hacerse este examen todos los años. En caso haya antecedentes en la familia, lo mejor es hacerlo desde los 20. Si una joven tiene una mamá o abuela con cáncer de mama, su riesgo de sufrir este mal aumenta el doble”.

Para el examen, la paciente debe desvestirse de la cintura para arriba. El médico primero observará los senos tratando de detectar si hay anomalías en su tamaño o forma o cambios en la piel y pezones. Luego, usando las yemas de los dedos, palpará suavemente las mamas.

“Se le pide que ponga los brazos hacia atrás o en la cintura. También deberá echarse. Lo que pasa es que muchas lesiones no están a flor de piel, a veces están pegadas al músculo. En estas posiciones, se puede hacer una adecuada evaluación y detectar tumores de un centímetro, que normalmente una mujer no detectaría en un autoexamen”, revela.

El examen clínico dura unos 30 minutos y permite detectar fibrosis, abultamientos o secreciones extrañas en pezones. También se revisará las axilas, pues ahí están los ganglios linfáticos. Una inflamación en esta zona podría ser un signo de alarma.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada