23 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

¿Por qué duele tanto pisar una pieza Lego?

La respuesta no se limita a la sensibilidad de los pies.

(Video: YouTube)

¡Pero cómo duelen! Pisar una pieza de Lego con el pie descalzo es una agonía asegurada. Quizá te preguntes cómo algo tan chiquito (y aparentemente inocente) puede causar tanto dolor.

Vayamos a lo más básico. El dolor es un mecanismo de supervivencia del sistema nervioso central. Los nociceptores son unas neuronas especializadas en la recepción del dolor. A diferencia de los receptores sensoriales de las manos, los nociceptores se activan con estímulos muy elevados. Esto se debe a su fibra nerviosa del tipo A-delta, que conducen impulsos rápido como el dolor agudo y penetrante, algo que una pieza de Lego bien puede producir por su tamaño.

La señal de los nociceptores llegan al cerebro mediante neurotransmisores, moléculas que transmiten información de una neurona a otra. Primero pasa por la médula espinal, donde se activa el reflejo de retirada (informar a los músculos del pie que se alejen del objeto peligroso).

Dejemos la clase de anatomía y vayamos por la física. El plástico con que se hacen los Lego se llama acrilonitrilo butadieno estireno, un material tan resistente que para aplastar un ladrillo de 2 gramos tendríamos que pesar cerca de 430 kilos.

¿Recuerdas la teoría de “a menor área mayor presión”? Eso efectivamente pasa con la pieza Lego. Una persona de 75 kilos genera una presión de 3 millones de pascales, el tipo de dolor punzante que activa las fibras A-delta. Ahora, sumemos a esta lista de factores la sensibilidad del pie, que contiene entre 100.000 y 200.000 terminaciones. No hace falta ser científico para concluir que el escenario es perfecto para la agonía.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada