14 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

'Una nueva manera de educar nuestra mente', por Ismael Cala

“La neuroeducación se basa en aportar estrategias y tecnologías educativas centradas en el funcionamiento de nuestro más valioso e inteligente órgano: el cerebro”

'Una nueva manera de educar nuestra mente', por Ismael Cala Foto: Shutterstock

Ismael Cala
Coach de vida, conferencista, escritor y periodista cubano
@CALA

Seguramente has escuchado el falso mito de que el ser humano apenas utiliza el 6% de su capacidad cerebral, o que a medida que envejecemos, vamos perdiendo la capacidad de aprender. En esta ocasión, quiero presentarte a la neuroeducación como la nueva manera de educar nuestra mente.

La neuroeducación o neurodidáctica se basa en aportar estrategias y tecnologías educativas centradas en el funcionamiento de nuestro más valioso e inteligente órgano: el cerebro. Se trata de una combinación entre la neurociencia, la pedagogía, la ciencia cognitiva y la psicología, enfocada en conocer cada día más sobre cómo el cerebro aprende. Este nuevo concepto está asociado a los estudios científicos de reciente data que explican cómo el cerebro tiene el don de la neuroplasticidad, es decir, de cambiarse y regenerarse a partir de la interacción con el ambiente.

Todo esto da al traste con las antiguas teorías que planteaban que el sistema nervioso era una estructura rígida e inmodificable y que, con el paso de los años, la posibilidad de sinapsis (comunicación entre dos o más neuronas) disminuía hasta detenerse definitivamente.

La ciencia ha demostrado también que las emociones sí tienen una influencia directa en el aprendizaje. Si bien ya se tenía conocimiento de que las emociones negativas –como el estrés y la ansiedad– tienen efectos perjudiciales para el proceso de aprendizaje; en la otra cara de la moneda, se ha demostrado que un ambiente relajado y positivo favorece la capacidad del cerebro para aprender nuevos conocimientos. Emoción, aprendizaje y memoria están estrechamente relacionados.

Diversos estudios demuestran no solamente la validez de la neuroplasticidad, sino que confirman también que, con la estimulación adecuada, nuestro cerebro es capaz de modificarse estructuralmente para adaptarse a los cambios que dicta el entorno.

Se trata de excelentes noticias. Significa que mientras estamos vivos, tenemos el potencial para aprender y ser lo suficientemente flexibles como para cambiar en función a los estímulos del entorno. Según el libro Usar el cerebro. Conocer nuestra mente para vivir mejor, de Facundo Manes y Mateo Niro, la neuroeducación permite ahondar en los cambios que se producen en nuestro cerebro desde sus primeros años de vida, ya que tales modificaciones condicionan tanto nuestras habilidades para aprender, como nuestra conducta al llegar a la edad adulta.

Por ello, en nuestras conferencias incluimos ejercicios y dinámicas para sacar provecho de la neuroplasticidad natural de nuestro cerebro y acelerar el aprendizaje significativo.

También en el día a día puedes intentar ejercicios sencillos que te ayuden a tomar conciencia de tu cerebro y “entrenarlo”. Por ejemplo, puedes tomar diferentes rutas (en vehículo o caminando) para llegar a la oficina. O hacer tareas cotidianas con tu mano no dominante (la derecha si eres zurdo, la izquierda si eres diestro), como cepillarte los dientes o comer pop corn. También puedes decir mentalmente el abecedario desde la “Z” hasta la “A”. Estas prácticas sencillas harán la diferencia en la educación que le das a tu cerebro.

¡Educa tu mente y alcanza todo aquello que realmente quieres!

NOTAS RELACIONADAS

‘Así no, Mr. Trump’, por Ismael Cala

‘Fair play en el fútbol y la vida’, por Ismael Cala

‘Suicidios mediáticos: una alerta para la salud mental’, por Ismael Cala

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada