15 de agosto de 2018

Temas del día

Redacción Publimetro |

'Más energía con menos cafeína', por Vanna Pedraglio

“Si eres una persona saludable, sin afecciones nerviosas o cardiacas, no hay nada de malo con consumir café en cantidades moderadas”.

'Más energía con menos cafeína', por Vanna Pedraglio La cafeína puede llegar a ser una sustancia tan adictiva como la nicotina (Foto: Shutterstock)

Por: Vanna Pedraglio
Coach deportiva y nutricional

El café es una de las bebidas más consumidas a nivel mundial. Se calcula que en el planeta se consumen diariamente unas 2.250 millones de tazas de café. Esta bebida es adictivamente consumida no solo por su sabor, sino por su cafeína, sustancia estimulante que activa la dopamina, uno de los neurotransmisores de la felicidad. Por eso, muchos no pueden empezar el día sin su shot de bienestar y reducción de la fatiga.

Si eres una persona saludable, sin afecciones nerviosas o cardiacas, no hay nada de malo con consumir café en cantidades moderadas. Pero sus efectos si se consume en exceso pueden afectar nuestra productividad –y no lo contrario– como muchos piensan.

Al ser un estimulante del sistema nervioso central, el café puede ayudarnos a estar despiertos y alertas de manera instantánea y a la máxima velocidad, pero de la misma forma, con el tiempo nos causará insomnio o alterará los patrones de sueño, evitando que nuestro organismo descanse y se regenere.

Aunque duermas después de haber consumido café por la tarde, hay evidencias científicas que demuestran que un cuerpo con altas dosis de cafeína (más de 400 mg) no tiene un sueño reparador, resultando en cansancio y lentitud al día siguiente y, por ende, en ser menos productivos.

La cafeína puede llegar a ser una sustancia tan adictiva como la nicotina. Intentar dejarla o reducir su consumo de manera drástica puede tener efectos adversos tras el síndrome de abstinencia, como la baja concentración, irritabilidad, dolores de cabeza y aletargamiento. Dicho esto, aquí les voy a dar algunos consejos para regular su consumo y lograr un óptimo rendimiento sin prescindir completamente de ella.

1) No consumas café o bebidas energizantes después de las 2 p.m.

Limita su consumo a las mañanas, así te dará el tiempo suficiente para sacarlo de tu sistema antes de acostarte. Así podrás ingresar fácilmente a tu ciclo de sueño REM (momento en el que soñamos al dormir) y poder obtener descanso profundo.

2) Regula tus dosis

La mayoría de las investigaciones considera que 400 mg por día es una cantidad segura de consumo para un adulto saludable. Esto equivale aproximadamente a cuatro tazas de café. Eso quiere decir que si quieres tener un mayor control, sería mejor aún bajar a una o dos tazas.

3) Usa una taza más pequeña

Si reduces el tamaño de tu taza, puedes encontrar satisfacción con menos cafeína, ya que normalmente los hábitos están ligados al comportamiento en sí y no necesariamente a la cantidad. Así, si mantienes la frecuencia de tu consumo, pero en una taza más pequeña, automáticamente estarás reduciendo el consumo total del estimulante, aunque sientas que realmente nada cambia.

NOTAS RELACIONADAS

‘Buenos hábitos para sumar años a tu vida’, por Vanna Pedraglio

‘El ejercicio cambia tu vida’, por Vanna Pedraglio

‘La importancia de las emociones’, por Vanna Pedraglio

‘Cómo identificar una mala postura al entrenar’, por Vanna Pedraglio

‘Cómo lograr un entrenamiento exitoso’, por Vanna Pedraglio

Tags

Notas Relacionadas

EL DIARIO MÁS GRANDE DEL MUNDO
Ir a portada