25 de mayo de 2018

Temas del día

Redacción Publimetro |

'¡Estoy embarazada!' por Milagros Agurto

El llamado proceso de la maternalización va más allá de los aspectos físicos de la gestación y destaca la importancia de alcanzar el equilibrio emocional para estimular correctamente al bebé.

'¡Estoy embarazada!' por Milagros Agurto Es importante cuidar tu alimentación en estos nueve meses (Foto: Shutterstock)

Milagros Agurto
Nutricionista
Coach de Vida – Empresarial – Salud

Qué esperas cuando esperas y lo que ocurre durante el embarazo.

Te acabas de enterar que estás embarazada y de hecho ya estás viviendo emociones diferentes y todas las dudas del mundo. Si es tu primer embarazo, todo será nuevo para ti, y si ya has estado embarazada antes, sabes que ningún embarazo es igual al otro.

La gestación es el momento de mayor esfuerzo fisiológico para la mujer, son meses en los que ocurren muchos cambios, no solo físicos, sino también emocionales. Uno de esos cambios tiene que ver con esa transformación que ocurre en tu cuerpo, también en tu rostro, en ese proceso maravilloso llamado maternalización, como consecuencia del trinomio que se forma entre el bebé, tú y el papá de tu bebé, en señal de la aceptación de la gestación desde lo más profundo de sus seres. Y esto ayuda desde el punto de vista neurológico a que las redes neuronales del bebé se estén formando muy bien, con la posibilidad de desarrollar su máximo potencial si se cuidan las condiciones donde crecerá y se desarrollará después de nacer.

¿Qué es eso de la maternalización? Hoy sabemos que no solo hay que cuidar a la madre con calidad de alimentos para que el bebé se nutra adecuadamente, sino que también se debe brindar al niño el alimento intangible llamado estimulación. La estimulación sensorial prenatal, según explica la psicóloga Martha Leiva, creadora del “Método Leiva”, ayuda a instaurar y reforzar en la madre gestante el proceso de acomodación afectiva de manera significativa. Tiene que ver con la estimulación de los afectos para favorecer la maduración neurológica del bebé y fortalecer las hormonas del bienestar, que serán la base de las estructuras afectivas para lograr el equilibrio sensitivo entre mamá, bebé y papá. Aquí radica la importancia de aprender a regular el estrés durante la gestación, la orientación y/o tratamiento de las inseguridades y potenciar los afectos en los padres.

Esto nos hace comprender cómo ha ido evolucionando la ciencia. Si antes nos preocupábamos de verificar solo aspectos físicos en la gestación, hoy comprendemos que la mente y el cuerpo son una unidad que forma redes que interactúan y en donde claramente las emociones influyen sobre el sistema nervioso, el sistema endocrino y el sistema de defensa. Entonces queda claro que cuidar lo que piensas y lo que sientes durante el embarazo influenciará en tu bebé. Solo para que tengas una idea, el estrés puede estar asociado a partos prematuros o niños con bajo peso al nacer.

Entonces, no solo se trata de darte una correcta alimentación durante el embarazo, sino también de cuidar de tus emociones. ¿Qué puedes hacer para lograr ese equilibrio? Entre las muchas recomendaciones están la práctica del mindfulness, que está demostrado que puede ayudar a regular el estrés y las emociones. También puedes aprender a respirar, ¡sí, a respirar! de una manera diferente a la que estás acostumbrada. La respiración debe ser profunda, consciente y a partir del diafragma (la respiración en la que se eleva el vientre). Y si te gusta hacer algo de movimiento, hay algunos ejercicios del tai-chi que pueden ayudarte mucho.

Sumado a esto, puedes ayudarte con la música. Está demostrado el impacto que tiene la música a nivel cerebral y cómo puede favorecer la producción de hormonas del bienestar, como la endorfina. Como jugando, haz “impro” y juega con tu voz creando música; te divertirás tú y también tu bebé. Puedes aprovechar y crear canciones de cuna y cantárselas acariciando suavemente tu pancita. Verás cuando nazca y le cantes esas canciones el efecto maravilloso que tendrá en tu bebé. Lo que estás haciendo es también crear recuerdos en tu futuro hijo o hija.

Que este domingo sea un maravilloso día para todas las mujeres que dieron vida, no solo biológica, sino también la vida que solo el amor de verdad pueda dar.

Alimentando el cuerpo

Qué alimentos debes incluir en tu dieta durante el embarazo:

-Lácteos: al menos unas 3 porciones al día y de preferencia bajos en grasa. Una porción es igual a una taza de leche o yogurt o 40-50 gramos de queso tipo fresco. Aportan calcio y proteínas.

-Carnes y pescados: Las carnes rojas aportan hierro, el pescado graso aporta DHA. Las carnes en general aportan zinc. Tanto el zinc, el hierro como el DHA son importantes para el desarrollo cerebral del bebé. Se les conoce como neuronutrientes.

-Huevos: Puedes comer unos 3 o 4 huevos enteros a la semana. La yema tiene muchos nutrientes para ti y tu bebé.

-Frutas y verduras: Son importantes por su aporte de vitaminas y minerales, y extraordinarias fuentes de fibra. Durante el embarazo hay mayor riesgo de estreñimiento. Come 3 frutas al día y 2 platos de ensalada de vegetales.

-Cereales, menestras y tubérculos: Importante fuente de energía. Las menestras combinadas con cereales (por ejemplo, frejol con arroz) son una buena fuente de proteínas vegetales.

-Grasas: Escoge grasas de calidad como la de la aceituna, la palta, el aceite de oliva y otros aceites vegetales. Son vitales para absorber vitaminas y para la formación del niño.

  • Recuerda usar sal yodada en tu alimentación para prevenir la deficiencia de yodo.

NOTAS RELACIONADAS

Impresionantes imágenes del bebé dentro del vientre materno [FOTOS Y VIDEO]

Bebés pueden sufrir de depresión según las emociones de la madre, según estudio

Especialista explica a las mujeres embarazadas cómo evitar las náuseas

Cardenal Cipriani pide a los defensores del aborto que ‘supriman’ su vida

Mujeres que comen más comida rápida tardan mucho en quedar embarazadas, según estudio

Tags

EL DIARIO MÁS GRANDE DEL MUNDO