26 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

España: le dedicó una esquela a su difunta esposa durante 24 años

José Luis Casaus (64) es uno de esos hombres cuya vida parece una ficción romántica, debido a un tierno detalle en memoria de su fallecida esposa.

España: le dedicó una esquela a su difunta esposa durante 24 años Conoce esta romántica y fúnebre historia que ocurrió en España

Desde hace más de 20 años, Casaus viene publicando cada 21 de marzo una esquela en el diario El País de España dirigida a su esposa Elena Lupiañez Salanova, o simplemente ‘Elenita’, fallecida en 1994. En ella cuenta su vida y la de sus hijos, los gemelos Yuri y Boris, que tenían 6 años cuando Elenita falleció.

“No somos creyentes y soy consciente de que es una nota a la nada, salvo a su recuerdo, que sí existe”, declaró Casaus -natural de Zaragoza, España- al portal Verne.

José Luis y Elena se conocieron en 1986, y tuvieron hijos al año siguiente. Pero la muerte apareció en sus planes y, en 1994, Elena falleció de un cáncer de pulmón. Este episodio ocurrió a tan temprana edad que los niños no tienen el recuerdo tan fresco de la corta vida junto a su madre.

“En los últimos tiempos de su enfermedad [los hijos] tuvieron poco contacto, porque ella no quería que vieran su deterioro siendo tan pequeños”, recuerda Casaus.

“Que una persona se vaya tan pronto es nauseabundo, pero esta tradición pretende quitar hierro a la tragedia. Por eso hablo en las esquelas de temas serios con un toque de humor”, agregó.

Las esquelas

Aquí un recopilatorio de las publicaciones que hizo Casaus en El País. En varias de ellas Casaus hace referencia a distintos autores para darle color al texto. Por ejemplo, “Puedo enseñarte a volar pero no seguirte el vuelo” es una milonga de Alfredo Zitarrosa. Escritores como Neruda y Borges también han pasado por estas publicaciones anuales dedicadas a Elenita. “Casi siempre reflejan gustos que teníamos en común”, explica.

Casaus ya está pensando en dejar las publicaciones anuales. Quizá ya el tiempo hizo lo suyo para que Casaus guarde la memoria de su difunta esposa de una manera más privada.

Por André Suárez / No hablemos de cosas tristes

NOTAS RELACIONADAS

Cena: ¿dividimos la cuenta o cada uno cancela lo suyo?

En 1843 así imaginaban que sería Lima en el futuro

Spotify: los gustos culposos de la música romántica

Ocho cosas geniales que puedes hacer con Lego

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada