18 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

'Ensalada de preguntas', por Milagros Agurto

Algunas de las consultas frecuentes que recibo como nutricionista y las respuestas que pueden ayudarte a que no te ahogues en un mar de dudas.

'Ensalada de preguntas', por Milagros Agurto ¿Ni hablar de comer frutas por la noche? ¿De dónde ha salido esa costumbre? (Foto: Shutterstock)

Por Milagros Agurto
Nutricionista y coach

1. Todo sobre la chía: En general, hay muchas formas de consumirla. Una manera adecuada es agregarla directamente al licuado de fruta, agua, yogurt, ensalada, y listo. No necesita remojo previo para que funcione ni mucho menos. Se ha visto que es muy efectiva para ayudar a mejorar la glucosa en la sangre, el colesterol, dar sensación de llenura (lo que puede aliviar ese deseo de comer constantemente) y otros beneficios adicionales. Lógicamente, para lograr todo lo ofrecido debe ser consumida dentro de una dieta adecuada y con ejercicios. La magia no existe.

2. ¿Cuánta energía se requiere gastar para disminuir un kilo de peso? Aunque suene una cantidad alucinante, para bajar un kilo de peso se requiere perder 7.000 (siete mil) calorías. Para lograr eso en una semana, se hace un régimen de alimentación con una restricción diaria de 500 calorías y se suma con un gasto diario por ejercicios de 500 calorías. El resultado: se puede disminuir un kilo tras una semana, siendo grasa por lo menos el 80% de ese peso perdido (es decir, todo lo que nos sobra y deseamos bajar). Ahora, muchas personas desean que la pérdida de peso sea de 3, 4 o 5 kilos a la semana; eso dependerá de cuántos kilos de más tengan, pero lo adecuado y saludable es que sea solo un kilo. Mientras se pierde el peso en exceso, se suma el aprendizaje, el manejo de las contingencias, el cambio de hábitos, etc., que harán que el peso perdido sea sostenible en el tiempo.

3. Locos por el agua: La duda de siempre es: ¿necesito dos litros de agua al día? La verdad es que en teoría se necesita 1 mL de agua por cada caloría consumida. Así, si tu dieta en promedio es de 1.800 kilocalorías, necesitas 1,8 litros de líquidos en promedio al día. Pero si el clima está muy caluroso o muy seco o estás en constante aire acondicionado, es mejor tener un consumo adicional de agua. Recuerda además que tanto los niños pequeños como los adultos mayores deben tomar agua, aunque no tengan sed, ya que ellos no regulan bien su “chip de la sed”. Y cuando ya la sienten es que hay una forma leve de deshidratación.

4. Grasas en verano y en invierno: Las personas en general sienten que durante el verano ya no necesitan consumir grasas porque hace calor y porque lo “espesas” que son les va a provocar indigestión. La verdad es que las grasas son importantes durante todo el año y toda la vida. En verano son útiles porque ayudan a que vitaminas como la A, que es importante para la piel, pueda ser utilizada por el organismo. Recordemos que la vitamina A es liposoluble. Lo importante es no olvidar que hay que tener una dieta con diferentes fuentes de grasas, como las del maní, palta, aceitunas, otras semillas y, por supuesto, aquellas que son fuente de EPA + DHA, por todas las bondades nutricionales que se les reconocen respecto a la salud del sistema nervioso y cardiovascular, entre otras cosas. Y en el invierno no es que nos abriguen más las grasas de los alimentos, simplemente, siguen cumpliendo las mismas funciones en el organismo.

5. Cebiche de noche: El Perú es un país rico en variedades de pescados y una de sus preparaciones más deliciosas es el cebiche. Sin embargo, hay un tremendo mito alrededor de su consumo de noche porque se suele pensar que cae mal o que es pesado. Como si el cebiche solo debiera comerse de día, con sol, en la playa y con una cervecita al lado. Pues no, el cebiche puede disfrutarse de noche como una comida ligera, agradable y fresca, tal como se disfruta de un sushi o un delicioso carpaccio (que no es otra cosa que carne roja cruda). En verdad, el pescado es súper fácil de digerir y será el tipo de preparación lo que haga la diferencia. Ahora sí, muy importante, les recomiendo asegurarse de consumirlo en un sitio adecuado, donde ustedes puedan ver cómo lo manipulan. El pescado, por la delicadeza de su carne, es muy fácil de contaminarse y ser vehículo de transmisión de alguna enfermedad.

6. Fruta de noche, ni hablar: Dicen que están prohibidas porque engordan, porque se te malogra el estómago, la digestión y no sé qué tantas cosas más. Y aquí hago una reflexión: si las personas que tienen diabetes pueden comer frutas incluso en la tarde o de noche, en porciones adecuadas, y además deben tener un control estricto de su glucosa en sangre, ¿de dónde salió este mito del tamaño de las pirámides de Egipto? La respuesta es sencilla, no lo sé. Lo que sí se es que si se consume una porción adecuada de fruta, en un régimen adecuado, no hay ningún problema en que sea de noche, salvo que exista un tema de salud por lo que se deba restringir; eso ya es otra cosa. Además, les comparto mi secreto: en las noches me gusta comer fruta picada con yogurt descremado. Le agrego un poco de chía, ajonjolí (blanco y negro), germen de trigo y una cucharada de mix de frutas (maní, caju, pecanas, etc.).

Así que disfruten de la buena vida y espero que sus dudas hayan sido resueltas.

NOTAS RELACIONADAS

‘¡Feliz cumple, querido Perú!’, por Milagros Agurto

‘Lo que calla la emoción, nuestro cuerpo lo dice’, por Milagros Agurto

‘Aceitunas para el buen vivir’, por Milagros Agurto

‘El temor y el amor’, por Milagros Agurto

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada