22 de octubre de 2018
Redacción Publimetro |

'Decepción', por Zendy Manzaneda Cipriani

“Me sentí un poco tonta y bastante optimista: la mayoría de esas mujeres tenían una visión bastante oscura del amor, aún no habían superado sus decepciones”.

'Decepción', por Zendy Manzaneda Cipriani ¿Cómo afrontan las decepciones amorosas las personas?

He observado, entre mis conocidos, que una decepción les trae tanto dolor que ellos mismos anulan sus posibilidades de seguir disfrutando de la vida, de nuevos amores, de nuevas experiencias. He visto a gente que estimo, crear verdaderas fortalezas alrededor de sí mismos y no se permiten construir nuevas relaciones. También están aquellos que quedan con su autoestima tan lastimada que bajan demasiado sus estándares y recaen en relaciones, cada vez, más perjudiciales.

Hace unas semanas estuve en un branch, una reunión pre boda donde van las amigas y familiares de la novia para hacer aportes económicos. Me tocó una mesa variopinta, con amigas de la novia del colegio, de la universidad, del barrio y algunas como yo, del trabajo. Al principio hablamos poco, quizá un poco menos de lo necesario para romper el hielo. Luego sirvieron algunos piqueos y vino blanco, del que hace hablar a las mujeres. Y vaya que sí hablamos, al principio con un poco de sarcasmo sobre el matrimonio y las relaciones, esa parte fue divertida.

Todas en la mesa éramos solteras o separadas. Es más creo que muy pocas en toda la reunión eran casadas. A medida que la timidez se fue dejando de lado, la conversación decantó por el tema de las relaciones amorosas, todas y cada una dimos nuestros puntos de vista y nuestras perspectivas sobre el amor. Algunas contaron sus experiencias. Me sentí un poco tonta y bastante optimista. La mayoría de esas mujeres tenían una visión bastante oscura del amor, aún no habían superado sus decepciones.

No soy quien para juzgar, lo sé y me disculpo si a alguien le molesta este tema. En el grupo habían tres facciones, las optimistas que éramos muy pocas y luego las que ya no querían tener ninguna nueva relación para no volver a sufrir. La ultima facción era de aquellas que consideraban que el amor era un mal necesario y que se conformaban con tener a alguien que no les diera mucha lata, ni problemas.

Una verdadera lástima porque se notaba que la mayoría eran chicas muy divertidas y gente buena. Quizá alguna sean personas excepcionales, pero ya no quieren volver a sentir dolor y otras se conforman con poco.

Lo mismo he visto, en muchos amigos que han sufrido por decepciones. En el caso de ellos, la mayoría asume una postura machista, en la cual las mujeres siempre tiene la culpa porque son putas, tontas, malévolas o una mezcla de las tres. También están aquellos que se retiran y prefieren no tener nada con nadie.

Al igual que todos yo también he sufrido decepciones, grandes desengaños, desilusiones y frustraciones. No obstante, aun creo en el amor. Quizá porque he comprendido que cuando alguien te decepciona es porque él o ella está errado, no uno mismo. También es importante saber perdonar y pasar la página, aprender de los errores para mejorar los estándares. Las decepciones también me han servido para ser más realista con lo que deseo y con mis expectativas. Finalmente, creo que aún soy optimista porque he comprendido que la vida es una constante adaptación al cambio. Quizá lo bonito de la vida es cambiar el enfoque, ver a nuestro alrededor y darle más importancia a aquellos que están cerca de nosotros y nos quieren mucho.

_____________________________________________________________

Sobre la autora

Soy Zendy Manzaneda Cipriani , tengo un MBA de la UP y un Máster en Comunicación en Barcelona. Además, soy catedrática y gerente de marketing de una empresa trasnacional. Hace poco publiqué una novela titulada “las pecadoras también vamos al cielo”.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada