19 de enero de 2019
Redacción Publimetro |

'Cómo plantearse objetivos deportivos para el 2019', por Vanna Pedraglio

“Este fin de año, tómate el tiempo para hacer una reflexión personal y plantéate para el 2019 nuevos proyectos y metas deportivas considerando tus capacidades”.

'Cómo plantearse objetivos deportivos para el 2019', por Vanna Pedraglio La imagen es referencial. Foto: Shutterstock

Por Vanna Pedraglio
Coach deportiva y nutricional

Si le hiciéramos a dos corredores una misma pregunta –por ejemplo, cómo cumplir la meta deportiva de una carrera de 10K–, seguro tendríamos respuestas distintas. Y es que algunos deportistas pueden correr a un ritmo sostenido durante varios kilómetros, mientras otros son mucho mejores para correr rápido únicamente en distancias cortas.

Para establecernos un objetivo, según nuestras capacidades intrínsecas, es importante considerar factores fisiológicos, psicológicos y ambientales. Si hablamos de nuestro potencial o fisiología, debemos prestar mucha atención a nuestra genética. Así podremos determinar si hemos heredado mayor cantidad de fibras musculares de contracción rápida –diseñadas para deportes de alta intensidad y corta duración, como el entrenamiento de potencia o sprints– o si por el contrario hemos recibido de nuestros padres una mayor cantidad de fibras de contracción lenta, que nos proporcionan un potencial innato –claro, hay que desarrollarlo– para las carreras o entrenamientos de larga duración o de intensidad media.

También influye mucho saber cuáles son nuestras habilidades especiales, cuán rápido llegamos a la fatiga (para poder determinar nuestro umbral de lactato o de esfuerzo submáximo), si el ritmo cardiaco es acelerado durante toda la sesión de entrenamiento y nos cuesta mucho retornar a la calma, o si debemos hacer mucho esfuerzo para llegar a nuestro pulso máximo.

Así podremos determinar nuestras fortalezas y debilidades naturales. Existen pruebas que puedes realizar. Hoy en día la ciencia tiene muchas herramientas para capitalizar nuestros dones y así guiar de una forma mucho más precisa el entrenamiento. Aparte de nuestro potencial físico, sin un cerebro que juegue un papel importante en la determinación de los objetivos, solo conseguiremos frustrarnos. En este sentido, la mentalidad, la actitud y el enfoque deben ser las guías para concentrar el esfuerzo en diferentes o determinadas metas. Así como somos distintos y únicos en nuestra composición física, también lo somos a nivel mental o psicológico. Hay quienes son mucho más determinados o mantienen un enfoque claro por más tiempo; ellos serán excelentes candidatos para preparar planes de entrenamiento en deportes o actividades de larga duración. Tienen la habilidad desarrollada o innata de mantener una concentración al accionar por periodos más largos. En cambio, hay quienes prefieren distancias o entrenamientos más cortos –debido precisamente a su estado de atención–, ya que son de momentos de estimulación más cortos.

La idea es que, según tu desarrollo emocional y mental, seas capaz de determinar qué tipo de compromiso mental está más desarrollado en ti. Así podrás elegir tu tipo de entrenamiento y, por consiguiente, el objetivo que quieras conseguir, estando seguro de que te mantendrás motivado durante el camino para lograrlo.

Este fin de año, tómate el tiempo para hacer una reflexión personal y plantéate para el 2019 nuevos proyectos y metas deportivas considerando tus capacidades. Eso sí, la única manera de lograr una transformación es estar completamente dispuesto a salir de tu zona de confort en cada kilómetro recorrido o entrenamiento superado.

NOTAS RELACIONADAS

‘Cómo entrenar según tu somatotipo o tipo de cuerpo’, por Vanna Pedraglio

‘Entrenamiento para resultados rápidos’, por Vanna Pedraglio

‘Qué es la composición corporal y cómo mejorarla ‘, por Vanna Pedraglio

‘El entrenamiento de alta intensidad’, por Vanna Pedraglio

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada