20 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

La ciencia abre nuevos caminos contra el cáncer de mama

Las medicinas biológicas son la nueva esperanza. ¿Cómo evolucionan los tratamientos contra este mal?

La ciencia abre nuevos caminos contra el cáncer de mama (Foto: Shutterstock)

Hasta hace poco, el cáncer era considerado una enfermedad “larga y penosa”. Sin embargo, gracias al diagnóstico precoz y los nuevos descubrimientos, esta enfermedad empieza a perder terreno.

Como bien señala el oncólogo Martín Falla de Oncosalud, el cáncer ya no es una sentencia de muerte, menos aún en el caso del cáncer de mama. “Es cierto que no se cura, pero puede controlarse. Mientras más temprano se diagnostique, es mejor”.

En términos de tratamientos, el cáncer de mama ha ido avanzando a pasos agigantados en los últimos años. Hoy los tratamientos son menos agresivos y radicales, y la posibilidad de recuperación es mayor. Por ejemplo, la llamada “cirugía oncoplástica” es hoy una nueva alternativa a la mastectomía tradicional, que consistía en extirpar una o ambas mamas. “Con esta nueva cirugía es posible conservar las mamas y erradicar el tumor sin problemas. Si bien no funciona en todos los casos, es una bendición para muchas mujeres”, indica Henry Gómez, oncólogo clínico de Oncosalud.

La radioterapia también ha presentado avances. En la actualidad, existen procedimientos más precisos como los “aceleradores lineales”, equipos que actúan sobre los tumores con mayor exactitud y menor agresividad para la paciente. “El tratamiento es más fino y hay menos efectos secundarios”, indica Gómez.

El avance más moderno en lo que se refiere a esta neoplasia son los tratamientos biológicos, fármacos que permiten abordar tumores difíciles con una precisión enorme. Algunos como los “anticuerpos monoclonales” permiten realizar un tratamiento más personalizado y efectivo. “Estos se utilizan para un subtipo de cáncer con un gen amplificado, llamado HER-2. Era el cáncer que más muertes producía. Ahora, gracias a estos nuevos tratamientos, es el que más posibilidades tiene de curarse”, acota Gómez.

Estudios recientes demuestran que la combinación de estos anticuerpos con las terapias tradicionales puede frenar el crecimiento del cáncer avanzado, lo que representa un nuevo paradigma. “Gracias a estos avances, hay una mayor esperanza en la lucha contra este cáncer”, acota Martín Falla. “Sin embargo, lo importante sigue siendo la prevención. Por suerte, las mujeres están siendo más conscientes de ello. Pero no hay que bajar la guardia”.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada