23 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

'Bienvenidos a la jungla', por Jorge Sánchez Herrera

“Todos decimos querer una ciudad mejor, pero seguimos creyendo que es nuestro derecho estacionar mal en la calle”.

'Bienvenidos a la jungla', por Jorge Sánchez Herrera La imagen es referencial. Foto: Shutterstock

Jorge Sánchez Herrera – Nómena Arquitectura
Arquitecto/Urbanista
jorge@nomena-arquitectos.com

Bienvenidos a la jungla, esto se pone cada día peor. En esta jungla, aprenderás a vivir como un animal. Si te gusta lo que ves, eventualmente lo tomarás. En esta jungla, puedes tener lo que quieras, pero a mí no me lo vas a quitar. ¿Sabes dónde estás? Estás en la jungla, baby.

Según la ONU, hoy un 55% de la población mundial vive en ciudades. Para el año 2050, se proyecta que la proporción aumente hasta un 68%.

Vivir en ciudades tiene enormes ventajas, en ellas se concentra la mayor cantidad de trabajo y recursos, pero también implica enormes retos de convivencia.

Hay dos caminos que los gobiernos metropolitanos están tomando: el primero es plantear las políticas y desarrollar los proyectos que permitan explotar el potencial existente en que millones de personas compartan el mismo espacio. El segundo es esperar que sea el mismo empuje de estas personas el que, por arte de magia y sin ninguna dirección, desarrolle este potencial y construya ciudadanía. El primero conduce a la ciudad; el segundo, a la jungla.

Esta semana vimos a otro pobre infeliz pegándole a una autoridad por sancionar su forma de estacionar en la vía pública. Todos decimos querer una ciudad mejor, pero seguimos creyendo que es nuestro derecho estacionar mal en la calle. También vimos el video de una escena que se repite en la Plaza Bolognesi: un grupo de buses que, ante el tráfico detenido, dan la vuelta al óvalo circulando encima de la vereda. ¡Buses de transporte público encima del espacio para peatones!

Y, por último, asistimos al terrible drama de la niña desaparecida en la Plaza de Cerro Azul, para luego ser encontrada en el fondo de un pozo de agua de una inservible pileta ornamental. Las tapas de los buzones de un parque con niños estaban, aparentemente, sin ningún seguro.

Aquí las obras públicas no se hacen para que la gente viva mejor. La gente, más bien, tiene suerte de sobrevivir a las obras públicas. ¿Sabes dónde estabas, pequeña Xoana? Estabas en la maldita jungla, baby.

NOTAS RELACIONADAS

‘Mesas en lugar de autos’, por Jorge Sánchez Herrera

‘El curioso caso de Miguel Dasso’, por Jorge Sánchez Herrera

‘Vivienda Accesible’, por Jorge Sánchez Herrera

‘Planificación urbana y discriminación’, por Jorge Sánchez Herrera

‘Como un sendero’, por Jorge Sánchez Herrera

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada