21 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

Un beso apasionado mejora la salud física y emocional

Andréa Demirjian, autora del libro Kissing, afirma que un beso al día puede mantener a raya a las enfermedades. Diversas ciudades del mundo celebran hoy el Día Internacional del Beso.

Qué pasa en tu cerebro cuando sientes el 'flechazo' del amor (AFP)

“El sexo, con lo maravilloso que es, puede ser superficial (…) Besar, en cambio, es íntimo: te encuentra justo allí en el espacio de tu alma. Es una forma preciosa de expresar y recibir amor y afecto”, afirma la escritora estadounidense Andréa Demirjian, autora del libro Kissing, en una entrevista con CNN.

El beso es ante todo placer. “Te relajará, restablecerá y revitalizará. Los químicos del cerebro que te hacen sentir bien comienzan a propagarse cuando juntamos los labios con otra persona: la serotonina, dopamina, oxitocina… y así se logra combatir el desánimo y la depresión”

Sin embargo, a decir de Demirjian, los besos no solo son buenos para nuestra salud emocional y mental. También nos ofrecen beneficios físicos. “Un beso al día realmente puede mantenernos alejados del doctor”, sentencia.

Adiós calorías

En la investigación realizada para su libro, la escritora comprobó que besar apasionadamente a alguien aumenta los latidos del corazón de forma saludable y ayuda a disminuir la presión sanguínea. “La sangre fluye de manera buena y firme, y llega a todos los órganos vitales”.

De hecho, asegura, la dilatación de los vasos sanguíneos que proporciona una buena sesión de besos puede ayudar a aliviar los dolores de cabeza, calambres y algunas molestias que se presentan durante la menstruación.

Además, también se presentan beneficios estéticos. Un solo beso, estima Demirjian, quema entre 8 y 16 calorías. “Besar y hacer el amor pueden ser ejercicios vigorosos si uno participa plenamente. La clave es la pasión”.

Según el libro Kissing (a la venta en Amazon por US$11,69), esta expresión de afecto también ayuda a darle mejor forma al cuello y a la línea de la mandíbula. En un beso, se ejercitan al menos 30 músculos faciales, 17 de ellos relacionados con la lengua. “Cuando estos intervienen en un beso, se tensan y tonifican”, precisa.

A decir de Demirjian, besarse también se constituye como una buena forma de comprobar la compatibilidad que tenemos con otras personas, antes de involucrarnos más emocionalmente. De hecho, una investigación realizada por Rafael Wlodarski, de la Universidad de Oxford, reveló hace tres años que a través de este acto, intercambiamos señales químicas sobre el estado de salud y la compatibilidad biológica de nuestros potenciales compañeros.

“Por eso, si el primer beso con una pareja es soso, hay que darle otra oportunidad, pues puede estar nervioso o incómodo”, explica Demirjian. “Pero si el segundo beso también es malo, quizás sea mejor buscar nuevas opciones de pareja”.

  • Un día especial*

El Día Internacional del Beso se celebra alrededor del mundo cada 13 de abril, desde hace apenas un par de años.

• Maratón. La fecha se celebra con muestras prolongadas de afecto en diversas ciudades del mundo, en honor al beso de 46 horas –el más largo del mundo registrado en el año 2011–, que se dieron los tailandeses Ekkachai y Laksana Tiranat, durante una maratón por el Día de San Valentín.

• Homenaje. Dos años después, la pareja rompió su propio récord al unir los labios durante 58 horas, 35 minutos y 58 segundos. Ambas hazañas quedaron registradas en el Libro de Récord Guinness y desataron esta singular celebración.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada