15 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

Apoyos visuales en niños con trastorno del espectro autista

El uso de apoyos visuales es una estrategia básica y esencial en estos casos.

Apoyos visuales en niños con trastorno del espectro autista (Foto: Fundación UNAM)

Janet Quiroz Watanabe / Lileand Cucho Silva
Especialistas en Trastornos del Espectro Autista
CPAL

Las personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) tienen como característica específica ser pensadores visuales, es decir, comprenden, asimilan y retienen mejor la información que reciben a través del canal visual. Por tanto, la información que se le presenta de manera visual y secuencial es mucho más fácil de comprender que aquella presentada de manera auditiva y temporal, mucho más momentánea y abstracta.

Desde hace mucho tiempo se sabe de la utilidad de apoyos visuales para mejorar sustancialmente el proceso de comunicación e interacción social en personas con TEA. Por tanto, su empleo es una estrategia básica y esencial en los procesos de enseñanza – aprendizaje, que padres y educadores deben tener en cuenta. Estos deben ser:

* Sencillos, concretos y esquemáticos.
* Fáciles de manejar, según las habilidades motoras de la persona.
* Siempre debe acompañarse de un lenguaje claro y simple.

Los niños con TEA requieren ayudas visuales pues les permiten transformar lo abstracto en pasos concretos para su asimilación. Para ello existen diferentes tipos de apoyos visuales como: objetos reales en miniatura, fotografías, pictogramas, entre otros. Su elección dependerá de la edad y nivel de abstracción del niño. Por lo general, con los niños más pequeños, con una capacidad de representación y simbolización más limitada, se emplean objetos reales en miniatura (por ejemplo el juguete de un león). Conforme su pensamiento alcanza una mayor capacidad de comprensión y dependiendo del desarrollo del niño, los apoyos visuales se cambian por fotografías, pictogramas o lenguaje escrito.

Estos apoyos visuales se pueden usar para organizar las actividades cotidianas del niño (horarios), fomentar hábitos de independencia y autonomía (aseo, alimentación, vestido), normas de conducta, realizar tareas complejas por pasos, así como desarrollar habilidades sociales y regular emociones, entre otros. Con ello favorecemos que la persona con TEA pueda planificar, organizarse, obtener información, anticiparse y comunicarse.

Beneficios del uso de los apoyos visuales en los niños con TEA:

* Comprenden las situaciones y sabrían qué se espera de su conducta, reduciendo de esa manera la ansiedad que les genera lo nuevo e inesperado.
* Conocen qué es lo que va a hacer y durante cuánto tiempo. Con ello, se le ayuda a anticipar los distintos acontecimientos que van a suceder, disminuyendo también, la ansiedad ante la incertidumbre.
* Interpretan rápida y fácilmente la información.
* Clarifican la información verbal.
* Organizan la realización de las tareas, optimizando su autonomía e independencia.
* Mejoran la comunicación permitiendo que otras vías expresivas, como por ejemplo, a través del intercambio de imágenes, revelen sus intenciones, deseos o requerimientos.
* Autorregulan su comportamiento y lo ajustan a las reglas sociales específicas para cada situación.

Es importante que los apoyos visuales se incorporen en los diferentes ambientes, casa y salón de clases, en los cuales se desenvuelve la persona con TEA. Por tanto, familias y docentes requieren de cierto entrenamiento por parte de los especialistas. Así, con la colaboración y participación conjunta de la familia, docentes y especialistas, se favorece que el niño o adolescente cuente con estrategias para apoyarlo a comprender el mundo y darle un orden al mismo tiempo de mejorar su bienestar emocional.

-.

Si no la necesitas, no la pidas. Controlemos el uso innecesario de los materiales de plástico

Tags

Ir a portada