15 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

La agresividad en los niños [Consejos]

El problema surge cuando estas conductas de agresividad se mantienen en el tiempo, incrementan en intensidad y frecuencia, convirtiéndose en una forma habitual de resolver conflictos, llamar la atención o conseguir lo que quieren.

La agresividad en los niños [Consejos] La agresividad en los niños es un tema a tener en cuenta. (Shutterstock)

María de los Ángeles Del Castillo
Departamento Psicopedagógico
Colegio Antares – CPAL

Estas viendo jugar a tu hijo en el parque y de repente, empuja a otro niño por coger un juguete e incluso lo muerde. Reacciones como estas podemos entenderlas cuando los niños tienen alrededor de dos a tres años, edad en la cual pueden tener ciertos momentos de agresividad, siendo reacciones adaptativas en una etapa de desarrollo determinado y una forma de expresar su cólera. Sin embargo, el problema surge cuando estas conductas de agresividad se mantienen en el tiempo, incrementan en intensidad y frecuencia, convirtiéndose en una forma habitual de resolver conflictos, llamar la atención o conseguir lo que quiere. Si bien el niño es pequeño, es importante recordarles continuamente que estos comportamientos agresivos no son aceptables y, al mismo tiempo, enseñarle otras maneras de expresar ese enojo o frustración.

Una de las mayores dificultades que los padres encuentran es saber controlar y reaccionar ante la conducta agresiva de su hijo. Estas conductas se presentan como una forma de expresar su cólera, frustración o desacuerdo ante alguna situación con el fin de obtener un beneficio, satisfacer sus deseos o llamar la atención de los demás. Con conductas intencionadas como morder, pegar a otros, destrozar cosas, burlarse o usar palabras inadecuadas, pudiendo causar daño físico o psicológico en otros, los niños utilizan la agresión para obtener algo y, mientras les siga funcionando y no haya consecuencias negativas, seguirán haciéndolo.

El niño puede haber aprendido estas conductas por modelos o imitación, siendo la familia el primer referente (formas de comunicación, cómo imparten la disciplina, manejo de sus emociones, entre otros). Si observa que en casa se resuelven situaciones con cierta violencia, validan estas reacciones como forma de defenderse y las relaciones se dan por ejemplo con tratos bruscos y gritos, desaprobación y crítica, aprenderá a comportarse y relacionarse con los demás casi en la misma forma. Lo importante es que el niño no solo observa la conducta agresiva, sino sobre todo, las consecuencias que esto trae consigo y, si es un beneficio, tenderá a repetirlo. De otro lado, el ambiente social influye, como por ejemplo, estar expuestos a escenas con cierta carga de violencia. La agresividad en niños también se relaciona con una pobre valoración de sí mismo, baja autoestima, lo cual produce inseguridad, intentando el niño compensar estos sentimientos con actos agresivos. Más aún, cuando el niño es etiquetado como “agresivo”, va aceptando esa visión de sí mismo y por tanto actuará actuar como tal.

Si como padres detectas señales de alerta en el comportamiento de tu hijo o ya se ha instaurado la agresividad, lo importante es tomar conciencia y acciones al respecto, ya que son conductas que se pueden modificar. Recibiendo orientaciones y estrategias, tienen solución, es un trabajo de prevención. El primer paso será identificar el comportamiento agresivo que usa para manifestar su frustración y qué lo genera. Luego, asegurarse que los beneficios posteriores a una conducta agresiva desaparecen, colocando consecuencias a sus actos de acuerdo a la falta y edad. Es importante mostrarles que pueden obtener lo que desean a través de actitudes positivas, modulando la expresión de sus emociones y conductas, reforzándolos con aprobaciones, y alabanzas, siendo más efectivos. Asimismo dar modelos adecuados con formas de comunicación y disciplina positiva, con firmeza pero con calma. No dejar pasar por alto los comportamientos agresivos pero tampoco sobre reaccionando. El mensaje debe ser claro: la agresividad no es un comportamiento aceptable y no obtendrán lo que quieren. Como padres no deben dejar de lado fomentar el desarrollo emocional de sus hijos brindándoles un espacio para conversar, lo que piensa y siente en las situaciones que se desata la conducta agresiva, colocarle un nombre a eso que siente, y luego darle ejemplos prácticos con cuentos, historias, para que respondan con empatía y enseñándoles formas positivas de relacionarse, respetando y colaborando.

Al mismo tiempo, resulta importante comunicarse con el centro educativo siendo un trabajo en equipo y de forma colaborativa. Así, el centro podrá trabajar con todos los alumnos programas de desarrollo emocional, habilidades sociales, solución de conflictos, valores, entre otros, los cuales favorezcan su autorregulación y desarrollo socioemocional.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada