18 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

6 mitos y realidades de la leche materna

Esta es la verdad detrás de darle teta a tu bebé.

6 mitos y realidades de la leche materna (Foto: Shutterstock)

Las mujeres se preparan para la lactancia desde que son adolescentes, cuando comienzan a desarrollarse las glándulas mamarias junto al aumento en el tamaño de las mamas, areola y pezón.

Una vez que se da un embarazo, las mamas crecen por el aumento de los conductos y los alvéolos, estableciendo así el punto oficial de la lactancia. Una vez que nace el bebé, se encargará de estimular la producción y secreción de la leche .

Aunque los expertos aseguran que amamantar es algo positivo para la madre y el bebé, hay muchos mitos alrededor del tema que preocupan a muchas madres, especialmente si son primerizas. A continuación desmentimos algunos de los más comunes para que no te quedes con la duda.

Si tienes senos pequeños, no producirás suficiente leche para alimentar a tu bebé.

¡El tamaño no importa! El tejido mamario que se necesita para amamantar a un bebé crece en respuesta al embarazo, independientemente del tamaño de tus senos. Es en este tejido denominado funcional, más que en el tejido adiposo responsable del tamaño de los senos, donde se ubican los conductos lácteos. Así que puedes estar segura de que, ya sea que tengas una copa A o D, tus senos son capaces de proporcionarle a tu bebé la leche que necesita.

Se debe tener una dieta especial y restringir ciertos alimentos

Es muy frecuente escuchar que si una mujer está amamantando no debe tomar gaseosas o ciertos alimentos como ajo, coles o cebollas ya que pueden cambiar el sabor de la leche o provocar gases en los bebés.Aunque es cierto que algunos alimentos pueden cambiar el sabor, el bebé puede habituarse sin problemas a los cambios. Aunque algunas bebidas como el café, el té, el mate y los chocolates no están contraindicadas, deben beberse con moderación y no inmediatamente antes de dar el pecho.

Algunas mujeres producen leche de mala calidad lo cual afecta al desarrollo del bebé

Aunque comas mal y tu dieta no sea del todo equilibrada puedes estar tranquila, ya que las células que se encargan de fabricar la leche se las arreglan para extraer todo lo necesario de las reservas maternas para que no le falte de nada al bebé. En la mayoría de casos el bajo peso de un niño se puede deber a un consumo insuficiente de leche materna (que nada tiene que ver con la “calidad”) o cualquier otro tipo de problema que el pediatra solucionará si se atiende al tiempo.

Amamantar a tu hijo por más de un año hace que el destete sea más difícil

La realidad es que no hay evidencia de que amamantar por más de un año haga que el destete sea más difícil que si se retiró antes. Mientras que algunos niños lo abandonan por su cuenta a aproximadamente 1 año de edad, otros sólo quieren amamantar más y ya. Es recomendable comenzar el destete sólo cuando tu y tu bebé estén listos para hacerlo. Si llegas a un punto en el que ya no lo disfrutas, puedes considerar el destete para evitar enviar mensajes negativos a tu bebé.

El ejercicio hará que tu leche se vuelva amarga

La sabiduría común solía ser que los entrenamientos producen altos niveles de ácido láctico en la leche materna, lo que le da un sabor desagradable. Pero estudios recientes muestran que los bebés no notan ninguna diferencia. La sensación de saciedad se deja en la piel por el sudor, por lo que se ducha justo después de la sesión. Eso sí, hagas lo que hagas, no levantes tu sujetador de ejercicios para amamantar, la banda apretada puede conducir a conductos obstruidos y lastimar.

No podrás amamantar si te has aumentado o reducido los senos

Hoy en día, los implantes generalmente se insertan cerca de la axila o debajo del tejido mamario o del músculo del pecho, lo que no debería interferir con la lactancia. Aunque si te sometiste a una cirugía en la que te pusieron implantes la lactancia puede verse obstaculizada, ya que este procedimiento interrumpe el deterioro de muchos nervios que disminuyen la producción de leche. En este caso, es probable que deba complementar con fórmula.

Si podrá amamantar después de la cirugía de reducción de senos también depende de cómo se realizó el procedimiento. Si el pezón se deja parcialmente adherido durante el procedimiento y luego se vuelve a unir una vez que se ha eliminado el tejido mamario no deseado, es más probable que pueda amamantar.. Si ha tenido cualquier tipo de cirugía de senos, asegúrate avisarle a tu pediatra para que pueda vigilar de cerca el aumento de peso de tu bebé.

Nueva Mujer

MÁS NOTICIAS…

Noticias de Actualidad, Entretenimiento y Deportes

Noticias de actualidad, deportes, economia, tecnologia, cine, espectaculos, turismo y mas del Peru y el Mundo en Publimetro.pe


No dejes de seguir a Publimetro en Facebook

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada