Lionel Messi nunca se detiene cuando está por hacer un gol… y lo mismo se puede decir cuando maneja. Unos hinchas que esperaban al astro argentino en los exteriores de la concentración del Barcelona casi fueron arrollados por el moderno Cadillac del futbolista.

Un video compartido por Fútbol Mundial TV en YouTube muestra los precisos instantes en los que el auto de Messi no baja la velocidad ante la docena de hinchas.

La situación recuerda la vez que su eterno rival, Cristiano Ronaldo, sí tuvo la paciencia de atender a sus hinchas cuando llegaba al campo de entrenamiento del Real Madrid, hasta tuvo la confianza de bromear a un chico procedente de Málaga.