Usuarios de Facebook compartieron ocurrentes comentarios al ver la imagen. (Foto: Kennedy News and Media)
Usuarios de Facebook compartieron ocurrentes comentarios al ver la imagen. (Foto: Kennedy News and Media)

Una pequeña niña inglesa habría mostrado su gusto por la música “aún sin nacer” luego de “hacer” un conocido gesto que terminó convirtiéndola, junto a sus padres, en la protagonista de una curiosa historia que se viralizó en Facebook y otras redes sociales.

Todo empezó cuando Jodie Lee y su pareja** Davie Langham**, de 31 y 32 años respectivamente, acudieron a un centro médico de Eastbourne, Inglaterra, para realizar un control prenatal por las 24 semanas de su hija Isla.

Mientras los jóvenes miraban ansiosamente la pantalla, Jodie se quedó sin aliento cuando notó que su pequeña daba una extraña señal a la cámara

“Tan pronto como vimos su mano, pensamos que era lo mejor. Nos encantó. Isla demostró su amor por la música incluso antes de que llegara y ahora es nuestra pequeña niña rockera”, dijo la mujer según declaraciones recogidas por Daily Mail;

“Era un video escaneado así que la partera lo revisó y nos mostró todo el cuerpo. Al final Isla escondió su rostro, así que me acerqué a mi barriga y dije ‘¿puedes mostrarle a mamá y a papá que estás bien?’”, continuó.

“Tan pronto como lo dije levantó la mano. Es fantástico cuando puedes ver a tu bebé de cualquier forma”. “Es nuestro pequeño milagro y la habíamos querido tanto por mucho tiempo”, agregó la joven que no dudó en compartir su historia a través de Facebook

Como podrás apreciar en el registro, la niña parecía hacer los populares “cuernos del diablo” desde el útero de su madre, gesto usualmente visto durante conciertos de rock o música metal.

El hecho no solamente dejó boquiabierta a la pareja, sino también a miles en Facebook y otras populares plataformas de Internet.

Los padres, quienes se declararon amantes de la música, contaron que solían reproducir música clásica en unos audífonos, los cuales eran puestos sobre el estómago de Jodie durante su embarazo. 

Isla, ahora de año y medio, “adora escuchar las mezclas de sus padres y se pone a bailar mientras su papá toca una melodía pegadiza en el piano”.

“Está obsesionada. Tan pronto como escucha música, incluso de un automóvil que pasa, se detendrá, pondrá ambas manos en el aire y saltará de arriba abajo o se sacudirá. Ella nunca se detiene”, aseguró la orgullosa madre.