El sangriento Vía Crucis de Filipinas

Peregrinos reproducen este Viernes Santo con sangre, sudor y lágrimas el martirio de Cristo y su crucifixión hace más de 2.000 años.