VIH tiene escondites más grandes de lo esperado y por ello aún no puede curarse

El caso más cercano de una cura “funcional” es el de una niña de tres años seropositiva que recibió retrovirales a solo 30 horas de nacida.