Hasta los que no están amputados experimentan el síndrome del "miembro fantasma"

Dicho síndrome resulta angustiante y doloroso para los amputados. La medicina actual no ayuda a contrarrestar esa sensación cerebral.