Pasa 15 años trabajando en escultura y descubre que los materiales usados la estuvieron matando lentamente

Gillian Genser pasaba hasta 12 horas por día escarbando y lijando conchas para darles la forma del cuerpo de Adán. Lamentablemente, ella desconocía que esto la envenenaba poco a poco.