Veterinarios británicos desaconsejan lanzar palos a los perros

Los percances más frecuentes son que los perros se clavan los palos cuando corren o que se les quedan fragmentos de madera en la boca y la garganta.