Arthur Boyt, el británico que se deleita cocinando animales atropellados

Comer animales atropellados es legal en Inglaterra siempre que se haya tratado de un accidente. Boyt encuentra los animales él mismo o le avisan los vecinos.