Tras 18 años en la cárcel, comprueban que condenado a muerte es inocente

Anthony Graves fue condenado a muerte en 1994 tras ser nombrado sin pruebas por el autor de la masacre, un primo lejano.