19 de abril de 2019
Redacción Publimetro |

"Temp": Capítulo 13, en exclusiva para Publimetro

Nueva entrega de la novela “Temp”, escrita por el alemán radicado en Canadá Douglas Coupland, en exclusiva para Publimetro.

"Temp": Capítulo 13, en exclusiva para Publimetro (Foto: Shutterstock)

La trabajadora temporal hace las veces de ambulancia

Por: Douglas Copeland

Le pedí a Darren que acomodara a Dan en el asiento trasero del BMW. “Si lo tiramos a las puertas del hospital Crown, ellos deberán tener piedad con él”.
Darren rebuscó en la guantera. “¡Miren, un BlackBerry Z10!”. De repente el aparato empezó a sonar (el timbre era ‘Dust in the wind’ de Kansas). “¿Hola?”.
Una mujer graznó en el otro extremo. Yo tomé el celular. “Hola, ¿quién es?”.

“Soy Chantelle, la esposa de Dan. ¿Con quién hablo?”.
“Soy una de las trabajadoras temporales de la oficina. Dan tuvo un accidente y estamos intentando llevarlo al hospital, pero no trae sus tarjetas de crédito y en ninguna parte lo quieren atender”.
“Ven a nuestra casa y recógeme”.
“¿No estabas en Florida?”
“Encontré una tarjeta con demasiadas millas de usuario aéreo frecuente, así que regresé pronto”.

Chantelle estaba en la acera. Sus labios estaban hinchados como los del pato Donald y era inevitable no mirarla.

“Sé que me veo extraña, pero nunca esperé ser vieja y de un momento a otro pasó. Como puedes ver, no lo estoy manejando de la mejor manera. Soy consciente de que me veo ridícula”.

Simultáneamente Darren y yo dijimos: “No, te ves increíble”.
Darren agregó: “Estoy seguro de que una vez tus labios se desinflamen te verás muy bien, Chantelle”.

Chantelle estaba tranquila sentada con Dan en la parte de atrás, yo estaba al volante y Darren como copiloto, oliendo y viéndose como un indigente. La esposa del Danimal sacó una pequeña botella de Vodka de su cartera. “¿Alguien?”.
Darren aceptó ansiosamente, mientras que llegamos prontamente al Crown Permanente. “Ustedes dos, arrástrenlo”, dijo. “Yo me encargo del personal”.

“¿Entonces traes las tarjetas de crédito?”. “Una mujer bien vestida, blanca, bien nutrida y con obvias cirugías cosméticas es bienvenida en cualquier hospital del planeta”.

Daba rabia aceptar que estaba en lo cierto. La enfermera supermodelo le sonrió, mientras otra le ofreció un cappuccino y le preguntó que cuál estación musical satelital prefería. Tiramos el cuerpo de Danimal por la puerta y dos hombres sexis que parecían aeromozos de Qantas lo sacudieron. No pudo ser más placentero.

“Ustedes dos esperen en el carro, saldré en un segundo”.

Chantelle salió rápidamente y se montó en la parte de atrás. “Shannon, llévame a casa. Darren, tú te quedarás esta noche en mi casa. Podemos hacer una fiesta y quizás luego puedas bañarte. La ropa de Dan creo que puede servirte. Shannon, quédate con el carro por unos días”.

“¿En serio?”. “Puedo estar envejeciendo con poca gracia, pero no soy una idiota como la esposa de Kevin. Sólo prométeme que no lo incendiarás”. “Lo prometo”.

Me siento como una mala persona, pero a la vez estaba tan excitada por poder tener un BMW por unos días que se me olvidó preguntarle qué le había pasado a Dan.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada