20 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

Teatro del norte (OPINIÓN)

Recientemente fue inaugurado un moderno Teatro Plaza Norte. Nuestra columnista Zoë Massey nos invita a conocerlo

Teatro del norte (OPINIÓN)
(Difusión)
Teatro del norte (OPINIÓN)
(Difusión)
    0 de 0

(Difusión)

Zoë Massey

Hace unos años fui con mi exjefa a evaluar la posibilidad de abrir una tienda de arte en el, por entonces, nuevo centro comercial del Cono Norte. No soy de las personas a las que les gusta

pasar el día en esos espacios: me marean y aturden. Hay demasiada gente, demasiadas tiendas, demasiado todo. Y allí quedé alucinada.

El centro comercial era gigante, tenía tiendas de cuchumil marcas y estilos, restaurantes, cine, bares, una rueda chicago (a la que aún me quiero trepar), un museo con una muestra de muy buena calidad sobre Caral, hasta un local de la ONP para trámites y unos cupcakes buenazos que me incentivaron a hacer el viaje un par de veces más (no, no fui solo por eso, pero era una buena motivación).

La semana pasada en este supercentro comercial, se inauguró lo que probablemente sea uno de los espacios más interesantes del lugar: El Teatro Plaza Norte. El Grupo Wong ha hecho magia en alianza con Los Productores, y en algo así como tres meses de trabajos de locos han armado un teatro sobre 2.000 m2 donde antes no había nada.

Este espacio tiene capacidad para 577 espectadores, iluminación impecable, amplio escenario y un sistema de sonido que en la primera fecha falló un poquito pero que pasó finalmente encaletado entre las risas de los asistentes (por supuesto, por la emoción y la tradición del estreno, se perdona, entiende y hasta se convierte en parte del show).

Tiene proyectado para el 2016 la presentación de ocho obras, dos de ellas musicales (ya sé cuáles son algunas, pero no te puedo contar, solo decirte que se viene un muy divertido año en Plaza Norte).

Cuando lo comenté en mi Facebook alguien me comentó que para llegar hasta el Teatro Plaza Norte necesitaba hacer un viaje interprovincial desde donde vivía, pero claro, entonces, ¿qué importa que los millones que viven en el Cono Norte sí tuvieran que hacer ese viaje si querían ver teatro en grande? Tsss. Hoy ya no, el teatro está cerca, en el barrio, si estás más lejos o quieres hacer el viaje (que lo vale), el Metropolitano te deja casi en la puerta del centro comercial.

Se me hace superimportante que se decida invertir en artes escénicas y espero que esto se replique en otros espacios. Como comenté en una columna anterior, el acceso a la cultura y el arte es de suma importancia. Las entradas van de 35 a 90 soles y los jueves hay promoción 2×1.

Para estrenar este teatro se presenta Bota por mí, comedia musical con Pablo Saldarriaga, Christian Ysla y Carlos Carlín. Confieso que fui con miedo, este tipo de obras nunca me han gustado mucho, la comedia siempre me da un poco de “cosa” por el riesgo de causarme roche ajeno, pero no.

Esta vez me reí mucho. Bota por mí es una patada a la política peruana y sin censura, una crítica directa a los candidatos eternos a nuestra presidencia, a los repitentes, a los embarrados hasta el cuello, a los que jamás han trabajado antes y por los que muchos inexplicablemente votan. Nuestra política es una comedia trágica sin necesidad de que nadie la imite. Es a veces una mala imitación de la política, de hecho, y como bien dice un buen amigo, quizás la canción de Risas y Salsa debería ser nuestro himno…o soundtrack, para que no se ofendan algunos.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada