21 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

Sentada en una banca [OPINIÓN]

“Regatearle el trabajo a un artesano es un poco no valorar su talento, creatividad, tiempo y esfuerzo. Ni qué decir del gran logro que representa no dejar que las tradiciones de su localidad desaparezcan”.

Sentada en una banca [OPINIÓN] "Yuyanapaq. Para recordar" continúa exhibiéndose en San Borja. (Foto: Óscar Medrano)

POR ZOË MASSEY
Fotógrafa
@ZoePix

El domingo pasado nos animamos a salir de casa en busca de algo de arte. Paseando por Lima –-qué bonita se pone sin tráfico y con alguito de resolana–, llegamos al Ministerio de Cultura. No iba por ahí desde que se llamaba Museo de la Nación…

Por décimo año, la feria de arte peruano Ruraq Maki llega a Lima con alrededor de 100 artesanos de diferentes regiones para mostrarnos su trabajo tradicional. En dos salas puedes ver mates burilados, tallados en madera, tejidos de alpaca, sombreros de paja, cerámicas, hermosa hojalatería ayacuchana, retablos impresionantes y hasta un pan fresquito delicioso. Hay charlas en las que se explica cómo estas manos talentosas hacen sus trabajos, todas de ingreso gratuito. Me quedé gratamente sorprendida por la cantidad de visitantes, grupos que se iban y otros que llegaban. Y no solo eran turistas extranjeros, pero claro, jamás deja uno de oír el “¿cuánto cuesta?”, seguido del “¿Y no me lo deja a nada menos?”. Aunque entiendo que esto es parte de nuestro sistema de compras ya instituido, regatearle el trabajo a un artesano es un poco no valorar su talento, creatividad, tiempo y esfuerzo. Ni qué decir del gran logro que representa no dejar que las tradiciones de su localidad desaparezcan. Todo eso es un valor agregado al pequeño mono tallado, al juguete de madera, a la manta, la joya en filigrana, la bufanda tejida…

Entre ambas salas hay dos proyectos visuales interesantes. El primero es “Relatos itinerantes de la Amazonía, muestra audiovisual de los documentalistas del equipo de la Videoteca de las Culturas en las Plataformas de Acción Social (PIAS), que recorrieron las cuencas de los ríos Napo, Morona y Putumayo desarrollando talleres audiovisuales. Foto, video, stop motion de la leyenda de una sirena… Tú mismo puedes ser parte de este proyecto dejando tu mensaje para los chicos que participaron en un videíto hecho por ti mismo. Eso me gustó mucho.

La otra muestra es el resultado del III Concurso Nacional de Fotografía “Nuestras Memorias”, 172 series presentadas, 15 finalistas y dos ganadores: Premio del Jurado para la serie fotográfica Lo que Vivimos, de Violeta Rodríguez Ríos, y el Premio del Público para la serie Pasión por el Rock, de Christian Pantoja Banda.

Quise visitar más espacios, pero el tiempo me ganó. Queda pendiente ver “De Vuelta a Casa”, una muestra de bienes culturales históricos y arqueológicos nacionales recuperados en los últimos 10 años y que por primera vez se exponen juntos en nuestro país.

En la Sala Mochica se puede ver la muestra “Rumicolqa, el despertar de una cantera”. Veinte artistas plásticos, entre ellos Silvia Westphalen, Alejandro Jaime, Ana Cecilia González Vigil, Ricardo Wiesse, José Luis y José Carlos Martinat, visitaron esta cantera en el Cusco y aquí se muestra su visión de lo vivido.

Y ya de yapa, en el sexto piso sigue “Yuyanapaq. Para Recordar”, la muestra de la CVR que debes visitar. La entrada es también gratuita y se permite el ingreso de niños a partir de los 12 años si van acompañados de un adulto. Importante clase de historia.

Sentada en una banca, observando a la gente ir y venir, leía una infografía sobre las diferentes lenguas que se hablan en nuestro país, cuánta gente habla algunas de ellas y cómo solo una persona habla taushiro (de la etnia pinchi, en Loreto). Hace años leí que cuando muere una lengua, desaparece una cultura. Pienso que a veces en la calle o en el mundo de las redes sociales nuestra cultura pareciera estar muriendo hace tiempo. Pero aquí dentro, en esta banca, aún queda más de uno dispuesto a no dejarla desaparecer.

Centro de Cultura del Ministero de Cultura: Av. Javier Prado Este 2465, San Borja
Abierto de martes a domingo / entrada libre

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada