21 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

'Profesor Jirafales': "Y ahora… ¿quién podrá defenderme?"

A través de una carta difundida a los medios de comunicación, el actor dijo que su salud está “seriamente quebrantada” y denunció la Asociación Nacional de Actores no está interesada en su estado

'Profesor Jirafales': "Y ahora… ¿quién podrá defenderme?" (USI)

Publimetro México. El actor Rubén Aguirre denunció, a través de una carta titulada “Y ahora… ¿quién podrá defenderme?”, que la Asociación Nacional de Actores (ANDA) no está interesada en su estado de salud, que calificó de “seriamente quebrantada”. Como se recuerda, el actor dio vida al profesor Jirafales en “El Chavo del Ocho”.

“Como muchos de ustedes sabrán, en los últimos tiempos, mi estado de salud y el de mi esposa se han visto seriamente quebrantados”, explica el actor de 81 años de edad que radica hace diez años en Puerto Vallarta, Jalisco, por prescripción médica.

En el texto el actor pide a la ANDA cumplir sus obligaciones “para conmigo y para con mi esposa” haciendo efectiva “una atención médica digna, a la cual tenemos derecho”.

Aguirre asegura que ha cumplido como agremiado cubriendo los montos de sus cuotas y otras obligaciones a lo largo de más de 50 años, por lo que hace responsable al sindicato de actores del “detrimento de mi salud y del de mi esposa y de las consecuencias que de esta desatención deriven”.

Ademas, acusa a la asociación de asumir “un discurso demagógico” y de poner trabas burocráticas, que le han obligado a buscar alternativas médicas para su atención, pues las ha necesitado durante una década y en cuestiones de salud “no cabe la espera”, aseveró.

“Solicito la ayuda del Presidente de la Junta de Conciliación y Arbitraje del Bloque Latinoamericano de Actores (BLADA) y de organizaciones independientes de observancia del cumplimiento de derechos humanos, en materia laboral y en materia de salud para hacer cumplir este derecho”, se lee en el comunicado.

Finalmente, acusó que el suyo no es un caso aislado, pues “cuántos de mis compañeros renuncian, por cansancio, a dar vueltas inútiles, a buscar a quienes deberían dar la cara que, casualmente, en cada ocasión no están disponibles”.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada