19 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

(Opinión) La vida da vueltas

“Ayer martes se inauguró la muestra “Trompos, Arte y Posibilidad Infinita”, en la que se subastan trompos de madera hechos en el taller de Jugueteria en Madera Qulluchauan”.

(Opinión) La vida da vueltas Trompos en Fundación Euroidiomas intervenidos por Luz Letts, entes, Rosamar, Corcuera, Pésimo. (Foto:Fundación Euroidiomas)

Puckllay en quechua significa ¡Juega! Qué mejor nombre para esta asociación que se dedica a dictar talleres de artes escénicas y elabora programas de formación artística y humana en Carabayllo (sobre todo lo último).

Los niños de Puckllay viven en una zona en la que su crecimiento y educación se ve en riesgo por los altos índices de pobreza, la formación de pandillas (que aunque es algo nuevo en la zona es real), las drogas, los embarazos adolescentes y porque –según me explicaron ayer– esta urbanización ha crecido sobre un exrelleno sanitario y allí la contaminación es muy alta. La verdad, no sé ni qué decir cuando escucho cosas así. En mi cabeza retumba “el Perú avanza” y pienso que no será gracias a lo que nos publicitan, sino más por gente como Anabelí Pajuelo, fundadora de esta maravillosa idea que con empuje, algo de ingenio y sobre todo el apoyo de otros, viene sacando adelante.

Ayer martes se inauguró la muestra Trompos, Arte y Posibilidad Infinita, en la que se subastan trompos de madera hechos en el taller de Juguetería en Madera Qulluchauan, también parte de la Escuela de Arte y Desarrollo Puckllay. Con este trabajo ganó recientemente el Premio Nacional Ambiental en la categoría Ciudadanía Ambiental: Expresiones Artísticas, que otorgó el Ministerio del Ambiente en el marco de la COP 20. Los trompos han sido intervenidos por diferentes artistas y artesanos de gran trayectoria, que con total disposición decidieron poner el hombro con su arte.

Estos trompos intervenidos por artistas como Entes, Pésimo, Luz Letts, Aldo Shiroma, Gerardo Chávez, Cherman, Eduardo Tokeshi, Shila Alvarado, Jorge Miyagui y paro de contar para que vayas curioso a ver, están siendo subastados al mejor postor. Es una subasta silenciosa que ayudará a recaudar fondos para seguir jugando en Puckllay.

Anabelí es encantadora y gente como ella debería sentirse superorgullosa de lo que logran por otros. Es duro el trabajo de reforzar la identidad de chicos de familias inmigrantes y hacer que no la pierdan en el camino. Se trata de niños en edad de crecimiento que son como esponjitas absorbiendo todo lo que ven y que por ende son muy susceptibles a quedarse a medio caminopor no encontrar una mano como la de ella que los guíe un poco más. Los talleres ya han visto pasar a varias generaciones y están dirigidos a menores de hasta los 16 años.

¿Hace cuánto que no juegas con un trompo? Yo nunca pude, confieso la frustración. Esta vez no son para jugar, pero sí para llevar. Compras piezas únicas de artistas y colaboras con un proyecto que de verdad me ha dejado pensando que sí se pueden hacer cosas. Como le comenté a alguien ayer en un chat, avanzar depende de todos y no solo de esos señores sentados, o ausentes
muchas veces, que ganan miles a nuestras expensas (y bueno, como para que lo pienses bien antes de votar la próxima vez). Esta subasta va en Fundación Euroidiomas (calle Libertad 130, Miraflores) hasta el próximo martes 21. Este viernes, como una anera extra de ayuda, puedes ir a la cena pro fondos en el Wa Lok. Todo esto lo puedes ver bien en www.puckllay. org o llamando al teléfono 332-5789. Ojo, la subasta va online en esta página: www.32auctions.com/trompos.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada