18 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

(Opinión) Si pintas muros...

“El muralismo es hoy un medio de comunicación de historia, identidad y carga social que debiera protegerse no solo por ser Chabuca Granda”.

(Opinión) Si pintas muros... (Foto: Yandy Graffer)

Por Zoe Massey

Hace ya varias semanas, un día Lima amaneció de color bilis. Ante la sorpresa de varios de nosotros, se iban borrando los colores que ya se habían vuelto sello de varias paredes grandes de nuestra usualmente gris Lima.

Porque sí, Lima es gris. Desde sus pistas, pasando por la arena, cuando se une la arena con el mar y luego el mar con el cielo. Hasta nuestras palomas son grises y se mimetizan con las ramas de los árboles que rara vez son mojados por una lluvia ligera. Entonces, estos murales no solo aportaban un color ausente a nuestra ciudad, sino que hablaban un poco de quiénes somos, de esta generación nueva de artistas que toma las calles para contar una historia y no solo para garabatear el nombre de sus equipos de fútbol favoritos (así nunca los hayan visto campeonar), o el nombre de la chica que les gusta, su firma, algo mal escrito. El muralismo es hoy un medio de comunicación de historia, identidad y carga social que debiera protegerse no solo por ser Chabuca Granda.

Salió luego la ministra de Cultura con una explicación que parecía de Cantinflas. Salió el señor amarillo con una mentira luego destapada por la misma UNESCO. Pero ya estaba hecho, se borraron los murales en el Centro Histórico. Sí, el mural –más el grafiti– es un arte de corto plazo, frágil, expuesto a ser eliminado por otro artista o por el propietario del inmueble, pero no era esa la manera de borrarlos, de pasar por encima de todos. Me quedó la sensación de que “me están tratando de callar otra vez”. Pero no pues, hoy eso ya no es tan fácil. Hoy eso hizo que como nunca muchos artistas dejaran (o dejáramos) de lado nuestros ya conocidos egos y nos uniéramos. Como ya lo he mencionado antes, creo que nunca antes el arte había estado tan unido en nuestra capital, y eso es un punto importante que el de la brocha amarilla nunca tomó en cuenta que podría pasar.

Hoy, por esta unión, salieron varias respuestas. Algunos artistas intervinieron las paredes pintadas parafraseando a Eielson: “Este pájaro amarillo es invisible sobre la pared amarilla” y con una ingeniosa propuesta con un código QR que te llevaba al mural que había antes pintado ahí. El municipio de San Juan de Miraflores en menos de lo que se terminaban de borrar los murales del Centro Histórico ya estaba pintando uno de 120 metros de largo. “En lugar de tener las paredes sucias es mejor pintar murales que recuerden la historia del distrito, porque mediante el arte urbano se contribuye a crear conciencia cívica e identidad en los vecinos”, explicó Javier Altamirano, alcalde del distrito.

El municipio de Barranco organizó su Primer Concurso de Murales bajo la curaduría de Emilio Tarazona y con el irónico nombre ‘Las Paredes Hablan’ (me dijeron que no fue planeado pero es muy cómica la coincidencia, ¿no?), dentro del cual se seleccionaron 10 finalistas y cuatro ganadores. Ya están en proceso de pintarse todos en estas semanas con el fin de devolverle al distrito el ambiente artístico y cultural que ha perdido en los últimos años. Paralelamente, un grupo de vecinos –en el que me incluyo–, se unió para hacer el primer festival ‘Muraliza el Barrio’ y se pintaron más murales en el distrito, algunos con la participación de niños (como el caso de Malambito).

Los del grupo ‘Dona tu Fachada’ pintaron (y creo que siguen pintando) fachadas donadas por sus propietarios con arte donado por diferentes artistas y con pintura donada por personas que estaban igual de indignadas. Interesante cadena efectiva.

Buscando más, veo que la ONG Flora Tristán también ha organizado un concurso de murales en Villa el Salvador y San Juan de Lurigancho. ¿El tema?: “Por una ciudad segura a favor de las mujeres y jóvenes sin violencia y discriminación con oportunidades y mejora de los espacios públicos”. Y seguro hay muchos más. Porque sí, tener arte en las calles no solo funge de decoración, de dar color. Está comprobado que la mejora de espacios públicos reduce el estrés, la agresividad y la delincuencia de la zona. Es invertir en cultura, en arte y en revalorizar el distrito. Entonces, te invito a recorrerlos, a disfrutar del arte urbano de nuestra ciudad, a registrarlo, postearlo en redes, a crear un recorrido con amigos, con la municipalidad, incentivar que sea una parada turística en tu zona y no parar aquí. Nos cerraron puertas, pero nos abrieron mil ventanas (te salió el tiro por la culata, ¿eh?).

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada