16 de diciembre de 2017

Temas del día

(Opinión) La resaca de los Oscar

La ceremonia de premiación también se vivió en las redes sociales peruanas.

(Opinión) La resaca de los Oscar (Foto: AFP)

Por: Verónica Klingenberger

La twittósfera local necesita nuevos tuiteros. Mientras leía Twitter durante la ceremonia, mi expresión era exactamente la misma que la de Don Gummer, el marido de Meryl Streep. Si por momentos -digamos unos 120 minutos- el Oscar te parecía aburrido, solo hacía falta que entres a Twitter para convencerte de que la TV sigue siendo un mejor lugar. Para que te hagas una idea: lo más celebrado localmente fue una foto de Brad Pitt repartiendo pizza con el título de “Brad Pizza”, Boooo! Pero bueno hubiera sido quedarnos en el disfuerzo habitual. Los tuiteros más influyentes decidieron, además, compartir con nosotros su impresionante cultura cinematográfica. Entre otras cosas dijeron no reconocer a Spike Jonze o quedarse dormidos con Gravity (¡quién demonios se aburre con Gravity!), y se preguntaron si Emma Watson actuó en Dallas Buyers Club porque estaba muy flaca. No los sigo pero nunca falta alguien que los retuitee. No lo hagan. En serio, prefiero a Peluchín.

¡Perú presente en el selfie más famosos de la historia! Al menos eso creímos por unos minutos. Según la prensa local, Jennifer Lawrence le había sugerido a Ellen DeGeneres encuadrar bien porque “la foto llegaría hasta el Perú”. Horas más tarde nos enteramos de que lo que dijo en realidad es que alguien debería mostrar una teta para que la foto sea bien retuiteada. Glamour.

Matthew McConaughey actuó mejor que DiCaprio. Deja de insistir. Lo saben todos los que vieron las dos películas por las que fueron nominados. Aún así, en la twittósfera local muchos fans de DiCaprio no se reponen de la derrota del actor. ¿En serio les importa tanto? Vamos, son los Oscar. Hitchcock nunca ganó uno. Según Vanity Fair, DiCaprio no ha ganado -ni ganará- porque es demasiado cool para la Academia y hace un recuento de todos los que, como él, nunca obtuvieron su estatuilla dorada: Cary Grant, Richard Burton, Robert Mitchum, James Dean, Steve McQueen, Samuel L. Kackson, Gary Oldman y Tom Cruise. Quizás. Lo único que me queda claro es que su actuación, por como estuvo planteado su personaje, le exigió un solo registro durante tres horas. El eufórico Jordan Belfort es siempre el eufórico Jordan Belfort. Y me encantó que así sea. Pero lo que hizo McConaughey es de otra dimensión. Es la transformación de un vaquero machista y homofóbico con los modales de un tejano de clase baja que en su lucha por sobrevivir (es como un tren de sierra, siempre para arriba) termina desarrollando solidaridad y empatía verdadera con el personaje más discriminado de la sociedad: un travesti drogadicto enfermo de sida.

Voy a envejecer como John Travolta. Y casi que quiero. Ya comienza a pasarme. No recuerdo nombres y cada vez me importa menos quien es quien. Si tuviera que presentar a celebridades locales del arte, la literatura o el cine, nada me gustaría más que confundir sus nombres inintencionalmente. Quizás solo deba mezclar más whisky con valium y esperar la invitación de algún productor con algo de humor. Pero mientras eso sucede, solo nos queda divertirnos con el app que lanzó Slate: “Travoltify your name”. A ver: Ollanta Humala. Enter. Olivia Hamilton. Jajajá. ¡Más whisky!

Tags

Notas Relacionadas

EL DIARIO MÁS GRANDE DEL MUNDO