18 de febrero de 2019
Redacción Publimetro |

No le sienta el negro: 10 razones para odiar el 'Black album' de Metallica

La prestigiosa revista Rolling Stone publicó hoy una lista de argumentos que reflejan el sentir de muchos seguidores de la banda de San Francisco.

No le sienta el negro: 10 razones para odiar el 'Black album' de Metallica

(Rolling Stone). Los 25 millones de ejemplares vendidos no se alinean a la opinión de los más fieles defensores del metal. El Black album fue la catapulta de la banda hacia el estrellato y parece haber sido eso la principal razón por la cual es odiado.

1. Traicionó a quienes levantaron a la banda
“Son unos vendidos”, “¿Qué les ha pasado? Es para moñas…”. Desató la ira de los parroquianos más veteranos: la misma banda que en sus inicios sentenció que nunca iba a grabar un vídeo musical hizo seis con este disco, y también se codeó con músicos que poco antes hubiesen sido impensables a su lado (hablamos de Guns N’ Roses) y se desmarcó con baladas. No lo olvidemos: su quinto álbum fue una traición para los miles de seguidores de Metallica.

2. Su sonido ampuloso no tiene identidad ni imitadores
Metallica es considerada banda cabeza del thrash metal, estilo que cogió lo más agresivo del heavy metal y lo más sucio del punk. Con el Álbum negro, Metallica limpió su sonido, lo hizo ampuloso y llegó al gran público, pero perdió espontaneidad, identidad e imitadores.

3. Falta agresividad y es ‘light’
Al Black album le falta un ingrediente esencial en Metallica: agresividad. No hay un golpe en la batería descolocado, las guitarras no podían estar mejor empastadas y ninguna voz rompe fuera de sitio.

4. Bob Rock, el culpable de todo
En el documental A year and a half in the life of Metallica están inmortalizadas las eternas sesiones de grabación para el disco homónimo de Metallica. Un personaje fuera de la banda con esbelta melena rubia y anchas camisas playeras toma protagonismo: es Bob Rock, el exigente productor de este disco.

5. Lo ha versionado Shakira
Hubo un tema que sentó especialmente mal a los detractores del Álbum negro cuando salió a la calle, aquel lejano 12 de agosto de 1991: Nothing else matters. Incluso su principal compositor, el cantante James Hetfield, tuvo reparos: “No pensé que a los chicos del grupo les fuera a gustar”, dijo sobre esta balada sosegada que encajaría mejor en el repertorio de la baladista Celine Dion que en el de los macarras Motörhead, influencia principal para nuestros protas. De hecho, más de una diva se ha lanzado a interpretarla: Shakira lo ha hecho en directo y Lucie Silvas, una cantante con un deje a lo Mariah Carey muy marcado, tuvo su minuto de gloria al versionar este tema a mediados de la década pasada…

6. Algunas guitarras suenan a U2
El oyente atento se habrá dado cuenta: en el minuto 1.20 de Sad but true, segundo tema de Metallica, suenan de fondo unos arreglos de guitarra que podrían ser de The Edge, el personal guitarrista de U2 (la propia banda reconoce esta influencia). Son repetitivos, tienen eco y su melodía es difusa. ¿Era necesario que Kirk Hammet, el guitarrista más sagaz del heavy, se sumara a la larga cola de imitadores del músico irlandés?, cabe preguntarse.

7. Es generacional pero irregular
Enter Sandman, la canción que abre el álbum que nos ocupa, posiblemente en los primeros 90 fuera la más versionada en conciertos de instituto por grupos debutantes y adolescentes.

8. Derivó en el peor disco de heavy de la historia
De Metallica se han vendido 25 millones de ejemplares, llegó al número uno en casi una treintena de países y le proporcionó un Grammy a la banda, el premio más reconocido de la música.* Pero abrió paso a sus delirios de grandeza: después vino la sangre y el semen en la portada del melifluo álbum Load (1996)*, su discutible momento con una orquesta sinfónica en S&M (1999)… Y sobre todo un tema casi tabú para sus fans: St. Anger (2003).

9. Quemó a la banda
El éxito de Metallica llevó a sus compositores a la carretera durante más de dos años y medio, en una multitudinaria maratón por estadios en todo el planeta. Dejó a esta banda tan extenuada, que nunca ha recuperado la intensidad en vivo de aquellos días.

10. Desató una inseguridad crónica
Tras el éxito arrollador del Black album, sus músicos han vivido bajo el terror de la presión del éxito: cada disco es analizado con lupa antes de ser publicado, y pasan lustros entre uno y otro.

Tags

Ir a portada