17 de enero de 2019
Redacción Publimetro |

'Leer para ser felices', Verónica Klingenberger

“Cada autor es una fuente inagotable de otros, porque todos los buenos escritores son primero grandes lectores”.

'Leer para ser felices', Verónica Klingenberger La imagen es referencial. Foto: Shutterstock

Por Verónica Klingenberger
Periodista
@vklingenberger

La lectura no solo nos hace más listos, también nos hace más felices. Lo dicen decenas de estudios científicos que señalan su gran aporte en términos empáticos e imaginativos. El libro debe ser el invento más perfecto e importante en la historia de la humanidad. Carl Sagan lo dijo claramente con esa belleza con la que solía escribir y hablar y generar diccionarios de citas que abundan en Internet. “Qué cosa tan sorprendente es un libro. Un objeto plano hecho de un árbol con partes flexibles en las que se imprimen muchos garabatos extraños en oscuros pigmentos. Pero basta darle solo un solo vistazo y ya estás dentro de la mente de otra persona, quizá alguien que murió hace miles de años. Y a través de milenios, un autor habla clara y silenciosamente en tu cabeza, y te habla solo a ti”.

Aun así, qué difícil se nos hace buscar un rincón silencioso en casa para leer. Hace un par de años me propuse deshacerme de las excusas y dedicarle diariamente un tiempo a la lectura, aunque fueran tan solo unos minutos. Los obstáculos no eran pocos: soy una lectora lenta, me distraigo con facilidad, tengo gustos peculiares –generalmente distintos a los del tipo de libros que se promueven en los círculos literarios– y tengo el don del sueño fácil.

Una buena forma de empezar fue hacer una lista de autores que tuvieran afinidad con mis curiosidades y sensibilidad. También deshacerme de lecturas que no me cautivaban del todo (eso de pasar meses con un solo libro, por más gordo que sea, es una señal clara de incompatibilidad). Luego es más fácil, porque uno descubre su tribu literaria, por llamarla de algún modo. Cada autor es una fuente inagotable de otros, porque todos los buenos escritores son primero grandes lectores. Entonces, si te gusta Murakami, por ejemplo (acá pondría el emoji que se duerme solo por provocar a sus fans), averigua qué le gusta leer a él y quizá así descubras que adora las novelas de detectives de Raymond Chandler o que a los 15 años leyó El Castillo, de Kafka, y quedó impresionado. ¿Y a quién leía Kafka? A Robert Walser. Y así sucesivamente.

Lo bueno suele tardar más en asomarse: por eso hay que buscar lejos, en tiempo y distancia. Curiosamente, los autores que más me han sorprendido últimamente escribieron hace muchísimos años. No hay que ser prejuiciosos porque su mirada y tono son de una modernidad, rebeldía y profundidad (sin grandilocuencias) que ya quisieran las supuestas grandes plumas de hoy. Todavía me sorprendo de cómo me hizo reír un ruso de los años 20 o un alemán del siglo XIX. Reír y pensar, que no todo es narrar.

Esta es la lista de libros que leí durante el año (espero sumar un par más antes del Año Nuevo) y que recomiendo con entusiasmo: Adiós muñeca, de Raymond Chandler; Can’t We Talk About Something more Pleasant, de Roz Chast; Hijo de Jesús, de Denis Johnson; El viento que arrasa, de Selva Almada; El maestro y Margarita, de Mijaíl Bulgákov; Call me by your name, de André Aciman; Fin de campo, de Don Delillo; Ventanas y otros relatos, de Stephen Dixon; El nervio óptico, de María Gainza; Trashed, de Derf Backderf; Corazón de perro, de Mijail Bulgakov; Te vendo un perro, de Juan Pablo Villalobos; You & A Bike & A Road, de Eleanor Davis; Ruido de fondo, de Don DeLillo; Señales que precederán al fin del mundo, de Yuri Herrera; Terraza en Roma, de Pascal Quignard; El Proceso, de F. Kafka; Beverly, de Nick Drnaso; The Lie and How We Told It, de Tommi Parrish; Why Art?, de Eleanor Davis; Sabrina, de Nick Drnaso; y Jakob von Gunten, de Robert Walser.

NOTAS RELACIONADAS

‘Soledad y paranoia’, por Verónica Klingenberger

‘Risotada fácil’, por Verónica Klingenberger

‘Hijos burbuja’, por Verónica Klingenberger

‘Una de vaqueros’, por Verónica Klingenberger

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada