21 de febrero de 2019
Redacción Publimetro |

Gianmarco: "He ido evolucionando con la música, creo que de eso se trata"

El conocido cantante nos cuenta sobre sus inicios como cantante, el reto de triunfar en el extranjero y algunos pasajes desconocidos de su carrera.

Gianmarco: "He ido evolucionando con la música, creo que de eso se trata"

Cumpliste 21 años de carrera llevándote a casa un segundo Grammy Latino con un disco que ya ha vendido 50 mil copias… ¿Qué es lo primero que se te viene a la cabeza cuando recibes estas noticias?
Cada vez que pasa algo importante en mi carrera pienso en el Canta Rana de Barranco, en mis inicios. Eso me ayuda mucho a no creérmela… a pensar en cómo he ido creciendo en el tiempo como persona y como artista…

¿Gianmarco es un mejor cantautor ahora que hace dos décadas?
Definitivamente. Yo escucho mis discos anteriores y ya no los escucho igual… Yo he ido evolucionando con la música, creo que de eso se trata. Tengo 41 años, ya no escribo como un chiquillo de 20. Ahora vivo más, tengo otra forma de vida, tengo tres hijos y otra visión del mundo… hay una mayor conciencia de las cosas…

¿Siempre quisiste ser músico?
En verdad, nunca tuve una idea específica de lo que quería hacer. Cuando tenía 16 años, al salir del colegio, mi papá me preguntó: “¿Y ahora qué vas a hacer?” Yo le dije: “No sé”. De chico yo quería ser marino. En cuarto de media mi sueño era ser submarinista. Hasta me metí a la academia Calvo Pérez que te preparaba para entrar a la Marina… De eso solo me quedó el nombre de la academia: Calvo (se agarra la cabeza)… Lo que pasa es que me di cuenta de que a la primera orden iba a terminar en el calabozo todo el fin de semana. Eso no quiere decir que no sepa escuchar ni recibir órdenes, pero la vida militar merece cierto nivel de tolerancia que no tenía… no era lo mío.

¿Y cuándo empieza tu relación con la música?
Desde siempre, fue algo que me acompañó toda la vida. En mi casa, todo el día había guitarras, llegaban músicos… lo veía como algo normal. Mi onda con tocar guitarra y cantar empezó cuando mi papá dejó de darme propinas. Al salir del colegio, como no sabía qué hacer, me puse a estudiar publicidad. Para ganar algo de plata empecé a vender juguetes en las calles de Magdalena. Tenía que recursearme. Para no aburrirme mientras vendía, tocaba guitarra y cantaba. Tocaba canciones de Sui Generis, Pablo Milanés, Silvio Rodríguez, León Gieco, Los Jaivas, tocaba folclor, pop, rock. Fue ahí que una amiga me dijo que en la trattoria Cuadra 6 de la avenida Conquistadores necesitaban a un cantante que tocara los jueves… ese fue el inicio.

¿Tuviste miedo? ¿Qué es lo que más recuerdas del Cuadra 6?
No me pagaban mucho, así que tenía una canasta donde la gente me daba propinas. Mi padre (Joe Danova) un día me fue a ver, no me creía que podía cantar. Hay que tener cierta capacidad de perderle el miedo al ridículo, porque cantar sin que nadie te escuche es bien feo. No es que no hubiera gente. El local estaba lleno, pero la gente solo comía y no te escuchaba. Mi papá nunca quiso que fuera músico. Lo irónico es que mi padre fue un músico exitoso, se retiró en el mejor momento de su carrera. Él quería que yo fuera ingeniero electrónico, ya que él tenía un estudio de grabación. Curiosamente hoy en día yo manejo un estudio de grabación y veo todo lo que es la Ingeniería Electrónica… es muy loco eso. Los padres siempre tienen la razón…

Por esos tiempos fuiste a Chile… ¿Qué pasó por allá?
Fui a estudiar Diseño Gráfico. Lo interesante es que allá también trabajé cantando, esta vez en un pub donde la gente iba para escuchar música. Recuerdo que toqué con Mauricio Clavería, el baterista de La Ley. Tocábamos muchos covers. Para ese momento ya tenía un poco más de cancha, ya había pasado por varios lugares de Lima. Toqué en El Florentino, El Búho, el Nosferatu, Los Balcones de Barranco… toqué hasta en La Palizada. Yo lo que hacía era pedir fecha para tocar, me daban 100, 200 tarjetas, las vendía y tocaba. Había momentos en que no vendía nada, y tocaba en un local vacío, con cuatro gatos. Eso te enseñamucho, te hace madurar. No es fácil enfrentarse a esosmomentos. Por eso, el Canta Rana es especial para mí. Fue el primer lugar que llené con 70 personas, gente que iba a verme amí. Fuemostro.

¿Y cuándo decides ser músico en serio, dedicarte a esto de forma profesional?
Cuando decido grabar un disco en 1990. Mi padre decide ser mi mánager y ayudarme. Yo estaba feliz, qué mejor que él, siendo artista, para hacerlo. Mi primer disco se tituló Gianmarco, donde grabé Domitila. Fue un boom. Me llamaban a tocar por todos lados. Canté hasta en Trampolín a la Fama. Luego grabomi segundo disco, formé una banda y empecé a tocar en La Estación de Barranco. Tocar ahí era el sueño de todo artista, era el top of the line. Esa fue mi gran escuela. Me ayudó a conocerme como intérprete y saber hasta dónde podía enfrentarme con la gente. En 1993, hits como Canción de Amor te dispararon a la fama, y ya eras un cantautor conocido.

¿Te imaginaste tener un éxito así?
Fue extraño porque justo en ese momento mi padre muere de cáncer. Fue un golpe duro. Me quedé como en el aire, no sabía qué iba a venir. Encontrar a alguien que te maneje en este negocio y que crea en ti es muy difícil. Por suerte, apareció Lalo Martins, quien manejó mi carrera durante años. Grabé un tercer disco, Entre la Arena y la Luna, donde sonaron canciones como ‘Parte de este juego’ y ‘No puedo amarte’, y luego grabo una cuarta producción, esta vez demúsica criolla. Ese año parecíamos el Grupo 5, tocábamos donde sea y como sea. Nos presentábamos en los lugares más escondidos del Perú. Mi vida era tocar, tocar y tocar. Con el quinto disco, Al quinto día, ocurre un quiebre, pues ingreso como conductor a la televisión en ‘Campaneando’.

¿Te gustó esa experiencia?
Lo que hizo ‘Campaneando’ conmigo fue acercarme más a la gente. Algo que agradezco enmi carrera es no tener un sector. No tengo un ABCD. Nunca me preocupé por cantar en un sector específico. Y la gente se da cuenta. La televisión me permitió ir a un público grande. Hasta ahorame alucina la variedad del público que se acerca amimúsica.

¿Cuándo decides llevar tu carrera al extranjero?
Con la plata que gané en Campaneando, abrí un estudio de grabación que hacía trabajos de publicidad. Lo hice en honor ami padre, que tenía ese sueño. Sin embargo, la crisis económica de 1998 nos sepultó con todo. Decidí cerrar todo. Pagué mis deudas y me olvidé de eso. Me quedé con 100 dólares en la cuenta. ¡100 dólares! Fue irónico. Yo supuestamente era un tipo exitoso, me conocíamedio Perú, pero no tenía para pasar el día. Fue ahí que tomé una de las decisiones más importantes demi vida. Vendími casa, mi carro… y me fui con mi esposa y mi hija Nicole a Estados Unidos. Me fui a empezar de nuevo…

¿Tenías algún objetivo en mente cuando llegaste?
Yo me puse la meta más alta: trabajar con Emilio Estefan. En esemomento él estaba haciendo los discos más exitosos de 1999 y el 2000. Ahí conocí amimánager Mauricio. Le dije que quería conocer a Emilio Estefan y lo logró. Casi me muero cuandome dio la noticia. Una de las cosas quemás le impresionó a Emilio fue todo lo que hice en el Perú. En la reunión le conté quién era y empezamos a trabajar juntos. Con él aprendí todo el negocio de la música. Fue mi universidad, mi máster. Conocí a la industria discográfica por dentro, escribí canciones para Gloria Estefan, John Secada, trabajé con Soraya, con Phil Ramone, gente que nunca en mi vida pensé en conocer.

¿Pensabas regresar al Perú?
Mi objetivo era seguir aprendiendo allá y en algúnmomento volver. En Estados Unidos grabo mi sexto disco, A Tiempo, con el cual gano mis primeras tres nominaciones al Grammy. Ahí empieza mi carrera internacional, trabajo con Sony y el 2003 recibo los Premios de la Música de la Sociedad General de Autores y Editores de España como artista revelación latino. Llega mi sétimo disco Resucitar y el 2005 me llevomi primer Grammy Latino.

¿Qué puertas te abrió ese Grammy?
El Grammy es un manojo de llaves. Tú tienes que descubrir con cuál prendes el carro. Curiosamente, estando en Sony y habiendo ganado este premio, la disquera decide ya no trabajar conmigo. Ahí me di cuenta de que para poder ser prioridad en una discográfica grande, de alguna manera debes vender tu alma al diablo. Eso me llevó a decidirme por ser un músico independiente. Fui donde Emilio y le dije que ya era hora de regresar a Lima. Desde el 2005 trabajo de forma independiente ymal no me ha ido. Tengo un estudio de grabación, gente que trabaja paramí en México y Estados Unidos,memuevo con mi editorial y mi casa autoral a donde vaya, y decido dónde y cuándo voy a tocar… es un aprendizaje constante.

¿Y con este nuevo Grammy, hacia dónde va la carrera de Gianmarco?
A seguir creciendo. El siguiente paso es mi próximo disco, lo sacaré en unos dos o tres años. Quiero seguir haciendo música y seguir grabando. El próximo año voy a hacer una gira por Latinoamérica y voy a tocar seis fechas en Japón. Mi vida es eso. Cantar frente al público y escribir. Ahorita estoy escribiendo para Alejandro Fernández y otros artistas. Es un proceso creativo constante. Creo que todo tiene sumomento. Si esto me hubiera pasado hace 10 o 20 años, no hubiera estado preparado. Hoy me siento listo para muchas cosas, yme encanta. Tengo 41 años y eso para mí es lo mejor que me puede pasar.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada