17 de junio de 2019
Redacción Publimetro |

'Game of Thrones' 8x03: No hay príncipes prometidos, solo una Stark de gran coraje [CRÍTICA]

Con altos y muchos bajos en realización cinematográfica, este episodio de ‘Game of Thrones’ deja claro que nada apunta a un solo salvador o héroe en esta historia.

'Game of Thrones' 8x03: No hay príncipes prometidos, solo una Stark de gran coraje [CRÍTICA] La escena más impactante del 8x03 de 'Game of Thrones' protagonizada por Maisie Williams en su rol como Arya Stark. (Foto: HBO)

Game of Thrones llega a posiblemente a uno de los episodios más esperados en la historia de la serie, y la televisión. “The Long Night”, como fue titulado, lleva la “Batalla de Winterfell” desde la pantalla chica hacia lo cómodo de nuestras casas. Un objetivo que ciertamente cumple, con sus pro y contras, bajo una dirección de fotografía con aires de realismo.

Este punto de mitad de temporada fue dirigido por Miguel Sapochnik, quien también estuvo a cargo de aclamados episodios como “Battle of the Bastards” o “Hardhome”. De entrada este era un gran referente para esperar un deslumbre de guerra en el episodio, sin embargo, no supera sus anteriores obras maestras.

Con algunas muertes tan cantadas que quizá pudiesen haber sido distintas, una iluminación tormentosa, y la rapidez para culminar esta narrativa oscura de la serie, ‘Game of Thrones’ salva este episodio con ciertos picos que le hicieron justicia a más de un personaje.

¡Atención! SPOILERS

Nos centramos en la “Batalla de Invernalia”, y nada más que eso, una hora y 22 minutos de lo que será un cierre a una de los arcos argumentales más intrigantes de la serie: los White Walkers (en español Caminantes Blancos) bajo el mando de Night King.

Una gran primera parte del episodio es consumido por la oscuridad. No, no eran nuestras teles. El director de fotografía Fabian Wagner tuvo la intención de transmitir lo que sucedía en el campo de batalla a la propia sensación del espectador conforme iba avanzando la narrativa.

En base a ello, Melisandre es aplaudida por literalmente iluminar el episodio con cada invocación al Señor de la Luz que hacía a lo largo del episodio. Su presencia era necesaria para culminar con la guerra, y por lo cual, después de ello ya no tendría propósitos en el mundo.

Sin embargo, las buenas intenciones de este cinematógrafo se tropiezan con la necesidad de contar la propia historia. Un lugar de guerra, donde no reconocemos claramente qué vemos, y tampoco lo escuchamos (pudo haber servido la mezcla de sonidos para hacernos estallar). Es toda una maraña de acciones que por algunos momentos, deja unos respiros entre los pasillos y la cripta de Winterfell o por encima de las nubes, con los dragones de Jon y Daenerys.

Dentro de Winterfell, entre los muros que alojaron históricamente a los Stark, Arya se pasea y cumple todo por lo que su personaje fue señalado con creces en la serie (¿y por qué no? También en los libros).

Las guerreras prometidas

El fandom de ‘Game of Thrones’ vibró por los personajes femeninos esa noche, y es porque estamos acostumbrados enteramente que las batallas y grandes desenlaces le pertenezcan a Jon Snow o Daenerys, que olvidamos a las guerreras decisivas más jóvenes.

Lyanna Mormont, o “Lady Oso”, se llevó el episodio de una forma auténtica y gracias a la asombrosa actuación de Bella Ramsey. Una muerte dura y trágica, pero con un sabor a victoria. La serie de HBO ya es bastante conocida por sus seguidores al siempre sacrificar niños en la historia, pero el fin de la valiente guerrera, y última de la Casa Mormont, definió las nuevas dimensiones del impacto femenino en la televisión.


La admirable Arya Stark (Maisie Williams) sigue el mismo camino, dándose cuenta la revelación que le hizo Melisandre años atrás. “Ojos azules. Ojos que cerrarás para siempre”, nadie sorteó en ese momento que se trataría alguna vez de la loba dando el último golpe contra el Ejército de los Muertos. “¿Qué le decimos al Dios de la Muerte?”, agrega la Sacerdotisa Roja.

El momento también resulta bastante simbólico, repitiendo la sola y primera escena de ‘Game of Thrones’. Arya clavando la flecha antes que Bran, dado que era más habilidosa para las luchas y armas que para tejer como las “damas”. Algunas cosas están hechas para ser así, y no de otra forma.

Por otro lado, los guiños hacia los libros son claves para entender el desarrollo de este personaje. La forma cómo se mueve entre las sombras evitando a los wights (muertos vivientes) y sin duda, llegar al Night King sin ser descubierta utilizando la mano izquierda para atacar, siendo diestra, y poder tener libre la otra.

“Silenciosa como una sombra. Tranquila como las aguas en calma. Rápida como una serpiente. Veloz como un ciervo. Fiera como un carcayú. El hombre que teme la derrota ya ha sido derrotado. El miedo hiere más que las espadas”, le dijo Syrio en el primer tomo de Canción de Fuego y Hielo.


Game of Thrones’ estrenará en el cuarto episodio de la octava temporada el próximo domingo 5 de mayo, y revelará el camino hacia King’s Lading (Desembarco del Rey), donde se encuentra Cersei Lannister en el poder.

Por Antonela Rabanal
@antonelarabanal

NOTAS RELACIONADAS

‘Avengers: Endgame’ es la más vista en la historia del cine peruano

¿El episodio de ‘Game of Thrones’ estaba muy oscuro?

‘Game of Thrones’ 8×01: los paralelismos que conquistaron los encuentros [CRÍTICA]

‘Game of Thrones’ 8×03: ¿qué significa la profecía de Melisandre sobre Arya Stark?

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada