25 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

Estocolmo abrirá museo Mamma Mia, consagrado al grupo ABBA

ABBA The Museum” estará disponible al público el 7 de mayo. Habrán aplicaciones virtuales para mejorar la experiencia de los visitantes.

Estocolmo abrirá museo Mamma Mia, consagrado al grupo ABBA El director Mattias Hansson y la curadora Ingmarie Halling posan frente al museo (Foto: AFP)

(AFP). Los fans de ABBA, el legendario grupo de pop de los años 70, aguardan impacientes la apertura del nuevo museo consagrado a los gigantes de la música sueca, en pleno corazón de Estocolomo.

Después de ABBA The Movie”, en 1977, y la exposición itinerante ABBA World” en 2010, ABBA The Museum abre el 7 de mayo.

El edificio recubierto de madera clara está casi listo, y los camiones se suceden para entregar muebles y piezas de colección. Un hotel y el Swedish Music Hall of Fame abrirán sus puertas en el mismo sitio.

Los trabajadores se afanan para concluir a tiempo esta oda a los verdaderos vencedores de Waterloo, la canción que triunfó en el Festival de Eurovisión en 1974.

A través de las grandes cristaleras, se ve una gran sala vacía. Son pocos los que han sido autorizados a entrar: antes hay que terminarlo todo, dicen los promotores.

“Vamos a ofrecer a los visitantes una experiencia única”, dice a la AFP el director del museo Mattias Hansson.

Los fans que han soñado con convertirse en el quinto integrante de ABBA podrán aparecer en escena en compañía, aunque virtual, de sus héroes durante el tiempo de una canción.

En una sala consagrada al éxito “Ring Ring” sonará un teléfono de los años 70. Cuatro personas conocen el número: los ABBA, evidentemente. “Es una idea de Frida (Anni-Frid Lyngstad), (…) por lo que está claro que ella va a llamar”, dice la conservadora, Ingmarie Halling. Los afortunados visitantes podrán hablar con ella o con alguno de los otros tres componentes de uno de los grupos más famosos de la historia de la música pop: Agnetha Fältskog, Benny Andersson y Björn Ulvaeus.

La música obviamente estará presente. “Las salas tienen que estar muy bien aisladas para que en cada una de ellas suene música diferente”, dice Hansson. Pero, según él, los visitantes no van a ir al museo a escuchar la música, que muchos se saben de memoria, sino a revivir los años de actividad del grupo, que no ha vuelto a pisar un escenario desde 1982.

El museo, en cinco plantas, dos de ellas en el subsuelo, mostrará también algunos de los extravagantes modelos que lucían, discos de oro y el entorno en el que creó y cantó ABBA, del estudio de grabación a sus camerinos.

Los visitantes “van a poder vivir lo que los miembros de ABBA han vivido”, con el sonido de sus voces, promete Ingmarie Halling. En la audioguía los miembros del grupo cuentan su historia.

Estilista del grupo entre 1976 y 1980, una época “divertida y magnífica” Halling está feliz de que los cuatro miembros participen en la concepción del museo.

Björn Ulvaeus preside el consejo de administración del museo y es uno de los avales. “Benny, Agnetha y Frida también están implicados. Prestan muchas cosas y les llamo, les hablo de mis ideas y me dicen: ¡adelante!”, explica.

Estos cuatro suecos han marcado la música de los años 70 con sus melodías pegadizas, la exuberancia de su ropa y sus clips kitsch.

Pero su popularidad sobrepasa ampliamente el clan de los nostálgicos. Gracias en particular a la comedia musical Mamma Mia, creada en 1999, y después la película homónima, que se presentó en 2008, la música de ABBA ha sabido llegar también al público que no había nacido en la época de su creación.

Desde 1974, el grupo, que sobrevivió unido diez años, ha vendido 378 millones de discos en el mundo. Sólo Elvis Presley y los Beatles les han superado.

“Nuestras oficinas están al lado de las de Benny Andersson. Cuando cuento esto en el extranjero y digo que me lo cruzo en la calle, la gente te pregunta: ‘¿es posible que camine por la calle?’”, dice Jeppe Wikström, un editor de 50 años que trabaja en la publicación de un libro de fotografías inéditas del grupo.

En internet, prácticamente se han vendido todas las entradas (195 coronas -23 euros) para las primeras semanas, en su mayoría a extranjeros, dice el director del museo.

ABBA forma parte de la historia musical de Suecia, por lo que es sólo una cuestión de justicia que se les consagre un museo”, dice Micke Bayart, de 45 años, que presidió el club de fans oficial en los años 80.


Videoclip de Mamma Mia

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada