17 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

En los desfiles de moda, todos quieren la primera fila

Existe un sistema de ubicación que puede desencantar a los diseñadores más exclusivos cuando se interesan en asistir a un desfile.

En los desfiles de moda, todos quieren la primera fila (Foto: AFP)

(AFP). En los desfiles de moda, la primera fila es el lugar donde todos quieren estar, para ver mejor y para ser visto, lo más cerca posible de Ana Wintour y de los famosos. Un verdadero rompecabezas para los organizadores.

La historia dio la vuelta al mundo en el ambiente de la moda hace un año. Durante la Fashion Week de Nueva York, la corresponsal de un semanario de moda francés abofeteó a una encargada de relaciones públicas.

El motivo de la discordia fue el tratamiento reservado a la madre de la periodista, desplazada tras la supresión a último momento de 60 sitios por los bomberos, por razones de seguridad.

“Una bofetada es poco frecuente. Lo que sí es frecuente, es el descontento”, confió a la AFP una fuente del mundo de la moda en París, que solicitó el anonimato. “Todos quieren estar en primera fila, que no es elástica”.

Están los imprescindibles: los famosos, llegados de Estados Unidos, Francia y, últimamente, de Asia. Las estrellas del mundo de la moda, como el equipo de la Vogue norteamericana, encabezado por Anna Wintour, o Suzy Menkes, la respetada especialista del International Herald Tribune; Emmanuelle Alt, de Vogue Francia, algunos blogueros… Pero también hay otros aspirantes.

Preparar las ubicaciones “es fastidioso, nos lleva varios días”, cuentan los responsables de la casa Issey Miyake. Dos semanas antes de cada desfile, los creadores repiten el mismo ritual. Preparan un plano con cuadritos, uno por cada invitado, y después empiezan a colocar nombres.

El día del desfile, el 27 de septiembre, habrá 940 sitios, de los cuales 142 en primera fila. Del total, 65% de los lugares son para la prensa, 25% para comerciales y 10% para invitados. Mismas proporciones para la primera fila.

“La ubicación se hace en función de la importancia que la casa atribuye a la persona”, destaca la fuente. Se entiende que pueda resultar humillante terminar en 7ª fila, desde donde no pueden verse los detalles de la ropa.

Con el tiempo, “las primeras filas evolucionaron. Al principio, estaba reservada a los periodistas, para que pudiesen apreciar de cerca los modelos presentados (…) Ahora hay más famosos”, explica la fuente. “La primera fila tiene que ser atractiva, tiene que inspirar deseo. Entonces, si hay estrellas…¡guau!”

Colarse tiene sus riesgos

Todo el trabajo para ubicar a la gente no impide que los invitados terminen unos encima de otros. La culpa es de los colados. “Hay desconocidos que logran meterse, la amiga de la VIP que se niega a estar atrás, los que quieren salir en la foto, al lado de los famosos”. En cuanto a la prensa “a veces esperas a uno y llegan quince. Y cuando es una revista importante, no les puedes decir nada”.

Pero colarse en primera fila es riesgoso. En julio pasado, cuando estaba a punto de comenzar un desfile, quedaba un lugar vacío. Una periodista se instaló furtivamente… antes de verse obligada a irse por las miradas furibundas del resto: ¡era el lugar de Suzy Menkes! La intrusa terminó de pie, atrás de todos.

Para Sylvie Grumbach, de la empresa de relaciones públicas “2e bureau”, la ubicación en un desfile “es como para una cena”. “Se ubica a la gente por afinidad, porque hay por lo menos media hora de espera antes del comienzo. Hay que tener cuidado de no meter la pata. Anna Wintour, que inspiró el filme “El diablo viste de Prada”, no solo tiene amigas entre sus colegas.

Sin embargo, “delante de los fotógrafos, todo el mundo se lleva bien”, relativiza Sylvie Grumbach.

También hay desfiles donde uno está feliz de haber sido invitado, aunque esté en segunda fila. Como ocurrió por ejemplo en el del idolatrado diseñador Azzedine Alaia en 2011, tras siete años de ausencia. Había solamente 250 invitados. “Se invita a la gente que vale la pena. No es una espectáculo, es moda”, remata la encargada de la prensa en aquel desfile.

Tags

Ir a portada