23 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

Batalla de los Gallos o el arte de destruir a tu rival con rimas

Reflexiones de lo que nos dejó la final internacional de freestyle que se realizó en México el pasado 3 de diciembre.

Batalla de los Gallos o el arte de destruir a tu rival con rimas Inesperada final entre Aczino de México y Wos de Argentina. (Red Bull)

“El primer humano que insultó a su enemigo en vez de tirarle una piedra fue el fundador de la civilización”. La frase es de Sigmund Freud y da una idea de todos los años que lleva el mundo escuchando frases agresivas para resolver –o empeorar- una diferencia. Pero qué pasa cuando se insulta con elegancia, ritmo, ingenio, y rimas.

Parece una evocación al versus entre Quevedo y Góngora, pero hay un ejemplo mucho más terrenal y urbano: la Batalla de los Gallos. Desde 2005, Red Bull le rinde culto al freestyle, vertiente del hip hop que si bien nació en la Costa Este de EE.UU. ha cobrado especial fuerza en Latinoamérica en los últimos años.

“Tú le ganaste a (veinti)cinco mil, lloraste, pero no me ganaste a mí” -Jota

Todo comenzó en la calle, con una plaza, dos freestylers, una base de rap, y la palabra como única arma. La esencia del hip hop en su máxima expresión. Aunque hoy en día parece ser mucho más que eso. En países como Argentina, México o España los MCs se han profesionalizado y logran llevar una carrera rapeando en torneos. En menor escala, los gallos de Chile, Colombia y Perú ocupan lugares expectantes en este arte. En paralelo, Hispanoamérica aporta con un público ávido de buenas rimas.

La primera final internacional en Puerto Rico 2005 se recuerda lejana y hasta naif. Frescolate de Argentina vencía a El Niño de México con un freestyle puro. Doce años después, en el Arena México, Aczino rompe la tarima con estrategia, métrica, y mucho punchline en una final ante el debutante –y sorprendente- Wos de Argentina.

“Yo me hago el demonio y el Illuminati. Tú te haces el rapper y eres un hijo de papi”. -Aczino

Hoy, el freestyle es mucho más que recurrir al insulto fácil para desestabilizar al rival. Ese mismo insulto se convirtió en arte. Es más, en la Batalla de los Gallos se privilegia la creatividad en las rimas. Se trata de educar a los MCs, pero también al público que se había acostumbrado a disfrutar con la sangre de los gallos en la arena. Aunque al final, todos saben que las batallas terminan con un abrazo fraterno, recordándoles a todos que de eso se trata el hip hop, de respeto. La premisa es subir el nivel, conservando el espíritu de la calle.

“Su cerebro es como la tecnología en una granja amish” -Chuty

Perú recibió el torneo el año pasado y apenas se empezó a mover el evento en redes sociales no faltaron los despistados que condenaban el maltrato animal (“pobres gallitos”). Ese año se logró congregar en la Costa Verde a 25 mil personas y fue un impulso a nuestra aún incipiente escena local en lo que a improvisación se refiere. Vale la aclaración, ya que en el rap mantenemos un buen nivel gracias a exponentes como Rapper School, Radikal People, entre otros.

Así como crece el género y la cultura, los seguidores aumentan de manera exponencial. YouTube es su ecosistema y funcionan, muchas veces, como jueces a posteriori de las batallas. “¡Fue tongo lo de Chuty!”. “¿Aczino es un justo campeón?”. “Debió haber réplica entre Skone y Jota”.

“Aquí nada ha cambiado. Te gané como gordo y te ganaré como delgado”. -Arkano

Lo cierto es que la final internacional en México dejó la sensación de un gran espectáculo que apunta a ser aún más grande. Ganó el local Aczino, un gallo que se alimenta de las circunstancias y que va deconstruyendo en vivo y en directo las rimas de su oponente para devolverlas con más veneno y así liquidarlo con inteligencia. Doblegar al adversario con lírica, una virtud que solo ostentan unos pocos.

Y ya esperamos con ansias la próxima final internacional en Argentina. Nos toca ver la pasión de un país que tiene varios años sacando interesantes generaciones de gallos. Una escena donde conviven las figuras conocidas del género (vieja escuela) con un interesante semillero de raperos de alto nivel (nueva escuela). Todos con un rasgo en común: el carácter predominante en el escenario. Nadie se va a querer quedar afuera. Todo configura para que la Batalla de los Gallos siga siendo un espectáculo para disfrutar, mucho más allá de los insultos.

“Mato al diablo en su infierno, me siento Canserbero”. -Choque

Por Christian Lengua

-.

MÁS NOTICIAS…

Noticias de Actualidad, Entretenimiento y Deportes

Noticias de actualidad, deportes, economia, tecnologia, cine, espectaculos, turismo y mas del Peru y el Mundo en Publimetro.pe


No dejes de seguir a Publimetro en Facebook

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada