El escalador profesional Will Gadd se convirtió en la primera persona de la historia en ascender las secciones congeladas de las cataratas del Niágara, una de las más voluminosas del mundo.

“He viajado por el mundo en busca de las escaladas más difíciles, pero las cataratas del Niágara, uno de los monumentos más emblemáticos de mi país de origen, ha sido una misión de vida que anteriormente nunca pensé que fuera posible”, dijo Gadd, quien nació en la ciudad estadounidense de Colorado y ahora vive en Alberta, Canadá.

Además de tener que lidiar con la superficie resbaladiza, la corriente del agua genera dificultados a la hora de mantenerse firme en las enormes plataformas de hielo y roca.

“El flujo de agua masivo sacude constantemente el suelo y hace que las plataformas de hielo y paredes a su alrededor sean inestables e impredecibles. Es un ambiente duro y un desafío intenso el estar pegado a la pared y mucho más subirla”, contó.

No por nada Gadd ha sido nominado a ser uno de los Aventureros del Año de National Geographic. En su haber tiene haber escalado los glaciares de hielo en retroceso del Kilimanjaro.