20 de marzo de 2019
Mynor Arita |

Tres futbolistas de Guatemala fueron suspendidos de por vida

Los jugadores fueron sancionados luego de que se descubriera que arreglaron los resultados de partidos amistosos.

Tres futbolistas de Guatemala fueron suspendidos de por vida Cabrera con la camiseta 6 y Flores con la 4 en el partido ante Costa Rica

(Publimetro Guatemala). Dos ex capitanes de la selección de fútbol de Guatemala , Guillermo Ramírez y Gustavo Cabrera, con más de cien partidos con la camiseta azul y blanca, junto al defensa Yony Flores, fueron suspendidos de por vida de toda actividad del fútbol federado.

Los tres jugadores fueron sancionados porque los encontraron culpables de arreglar resultados en partidos amistosos ante Venezuela (en mayo del 2011 perdieron 2-0) y Costa Rica (en mayo pasado perdieron de visita 3-2).

El Tribunal Disciplinario de la Federación Guatemalteca de Fútbol falló en contra de los futbolistas tras revisar las pruebas y escuchar su defensa. Asimismo señala como el vínculo entre los jugadores y la mafia internacional de apuestas al ex arquero de la Primera División guatemalteca Cristian García.

Los tres futbolistas habían sido separados en junio pasado tras denuncias que llegaron al seleccionador de Guatemala, Ever Almeida.

“Hay suficientes pruebas y no podíamos dejar pasar esto. Los mismos compañeros los denunciaron”, dijo Brayan Jiménez, presidente de la federación guatemalteca.

Allá se juegan la vida
Johnny Badovino (Asesor legal de la agremiación de futbolistas)
El origen de este problema son las apuestas ilegales que están entrando a Latinoamérica. Voceros del sindicato de futbolistas guatemaltecos nos dijeron que este es un problema tan grande como el narcotráfico. Ellos van a estudiar cada caso particular, pero estas mafias presionan a los jugadores a arreglar resultados y quien se oponga está en peligro. Si los denuncian, los pueden matar. En Guatemala el gobierno ya está tomando acciones e incluso hay gente en la cárcel por este tema.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada