21 de abril de 2019
Redacción Publimetro |

Shane McMahon y las diez razones por las que destacó como luchador en la WWE

El hijo de Vince McMahon cumple este jueves 15 de enero 45 años. En la actualidad, se dedica a ver solo temas empresariales dentro de la WWE, pero su pasado como luchador dejó huella y es importante señalarlo.

Shane McMahon se retiró de los cuadriláteros en 2010. (Video: wwfwrestlefest / Youtube).

1. Experiencia previa
Shane McMahon se desempeñó como árbitro, antes de debutar como luchador profesional en 1998. Uno de los principales combates que tuvo a su cargo como réferi fue el Royal Rumble 1991, en donde salió victorioso Hulk Hogan. Después, continuó con su entrenamiento dentro de la empresa y estuvo como comentarista en varios programas.

p_gAJB on Make A Gif, Animated Gifs

make animated gifs like this at MakeAGif

2. Movidas aéreas
McMahon estuvo considerado dentro de los luchadores aéreos más importantes de la WWE. Al principio no se definía, pero poco a poco dejó al descubierto que lo suyo era ‘volar’. Sus principales movidas fueron ‘Coast–To–Coast’, ‘Leap of Faith’ y el conocido sentón.

3. Jabs
Otra gran habilidad que tenía el estilo de pelear de McMahon era la forma en cómo conectaba sus jabs. La particularidad de estos golpes radicaba en su firmeza y finura con los que los metía.

4. Agilidad
Durante el periodo que estuvo en actividad, Shane McMahon había desarrollado una agilidad digna de admirar. Por ejemplo, este luchador podía saltar desde una esquina a otra con total normalidad.

5. Títulos
Shane McMahon también acumuló, a lo largo de su carrera, algunos títulos. Entre ellos se puede destacar el cinturón como campeón de Europa y también como campeón Hardcore. Además, la revista de lucha libre Pro Wrestling Illustrated lo consideró como el debutante del año en 1999.

6. Descarga violenta
Otro rasgo que adoptó Shane McMahon en su estilo de pelea fue el violento. Gran parte de su carrera utilizó tachos, sillas, escaleras, entre otras armas. En más de una oportunidad, este luchador tuvo que ingresar al quirófano para sanar las marcas que les dejaban estos sangrientos combates.

7. Micrófono
Shane McMahon también tenía el complemento ideal que necesita todo luchador para triunfar: desenvolvimiento a la hora de hablar por el micrófono. La experiencia que ganó como comentarista le sirvió bastante a este peleador, ya que esa fue la clave para que su personaje dentro del ring destaque y se codee con los grandes.

8. Enfrentamientos para el recuerdo
McMahon se enfrentó a grandes luchadores como The Rock, Triple H, Kane, entre otros. Uno de los combates más recordados fue el que tuvo contra Big Show en Backlash 2001. Este luchador sorprendió a más de uno cuando se tiró desde una altura de más de 30 metros para aplicar un súper codazo biónico.

9. Fuerza
Este luchador tenía mucha fuerza, a pesar de medir 1,88 metros ─baja estatura en comparación a la de los demás luchadores de la WWE─. En más de una oportunidad tuvo la valentía de cargar a otras estrellas con más estatura y peso que él como Kane, el propio Big Show, Test, entre otros.

10. Recepción
Shane McMahon sabía vender muy bien todos los golpes que recibía. En el Summerslam 2000, por ejemplo, este luchador fue atacado por Steven Blackman, mientras combatía a una altura superior a los 40 metros. Shane no tuvo piedad con su vida y se lanzó desde esa distancia, después de haber recibido un golpe en la espalda.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada